Ana Ramos Martínez, una semblanza para el recuerdo y reconocimiento

Hacemos nuestras estas sentidas palabras de sus compañeros/as de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria ante la pérdida de Ana Ramos, quien en cierta medida ha marcado la trayectoria de algunos de nosotros/as. Siempre en el recuerdo.

Hoy los compañeros y compañeras de Ana Ramos, de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, hemos pasado el día en shock. Nos hemos enterado que esta profesional como la copa de un pino ha fallecido.

Ana Ramos, llevaba unos 30 años trabajando de forma absolutamente entregada y de forma escrupulosa por el medio ambiente de la Isla de Gran Canaria. Ana, sufría una enfermedad crónica y dolorosa, que la obligaba a levantarse 2 horas antes de lo habitual, para poder ir calentando su musculatura y sus articulaciones, para llegar a tiempo al trabajo.

Recuerdo y reconocimiento en tu partida

Su coche preferido era el Nissan X Trail, un todo terreno grande con respecto a su pequeño tamaño físico, pero pequeño en comparación con sus conocimientos técnicos y su implicación. Sus informes técnicos de La Isleta, Bandama, Jinámar, Tafira, …eran contundentes. Dotados de un rigor jurídico y técnico insuperables.

Hablar bien de alguien que nos ha dejado es lo fácil, en este caso, no es fácil, es totalmente justificado y necesario. Pero no solo era una gran profesional, era una persona entrañable, que aun teniendo diferencias con alguien ponía siempre su cara amable y su predisposición a solucionar el conflicto. Se nos ha ido una gran profesional y una gran mujer. Hoy es un día de luto para los compañeros y compañeras de Medio Ambiente, y un día de enfado con Ana también, no nos avisaste para despedirte, te hubiéramos llevado un cubo de picón del fondo de la Caldera de Bandama, algún escarabajo de la Isleta y alguna Lotus kunkelii. (Una planta que sin su tesón, es probable que hubiera desaparecido) Eso hubiera hecho revolverte y resucitar.

Pocas veces hemos sentido que alguien de fuera aporte tanto a Gran Canaria.

Ana, te echaremos mucho de menos y la biodiversidad de Gran Canaria también.

DEP COMPAÑERA

Ana Ramos Martínez, Licenciada en Biología por la Universidad Complutense de Madrid, y Especialista en Gestión Medioambietal por CEPADE-Universidad Politécnica de Madrid. Funcionaria del Servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria siendo  responsable de la gestión de los espacios protegidos Sitio de Interés Científico de Jinámar, Paisaje Protegido de La Isleta, Paisaje Protegido de Tafira, y Monumento Natural de Bandama, coordinadora del Plan de Recuperación de la Yerbamuda de Jinámar (Lotus kunkelii).

Turcón-Ecologistas en Acción: La mala hierba que nunca muere.

En su 30 aniversario.

* Por Santiago Sanchez

Como se suele decir, 30 años no son “ná”… O tal vez sí, cuando se trata de hablar de la trayectoria de Turcón-Ecologistas en Acción.

Estamos ante una de las asociaciones conservacionistas más antiguas de Canarias, y sin duda también una de las más activas no sólo en este momento actual, sino desde su nacimiento hace ya tres décadas en un colegio público.

Ahora me siento afortunado de vivir a tiro de piedra de ese colegio situado en el municipio grancanario de Telde, así como de que nuestro Colectivo colabore estrechamente con Turcón-Ecologistas en Acción. Los colectivos que estamos empezando en este mundillo necesitamos de la ayuda de gente con experiencia que no pierde el razonamiento ético a la hora de aplicarlo a la lucha en temas medioambientales. Es por eso que no es casualidad que nuestro Colectivo vaya de la mano de Turcón, junto a otras asociaciones, en acciones conservacionistas. Un claro ejemplo de ello fue la creación en su día de la Plataforma por la Biodiversidad Canaria creada por varias asociaciones para denunciar el nuevo Catálogo de especies protegidas, alguna acusación popular que ejercemos de manera conjunta contra la lacra de los envenenamientos de fauna en peligro de extinción, alguna charla, alguna salida al campo, participación en su programa de radio “La Selva de Doramas”, etc.

La colaboración entre nuestras dos asociaciones puede parecer algo injusta…Y lo es. Mientras Turcón no va más allá de pedirnos alguna foto de aves para ilustrar algún libro, nuestro Colectivo le roba el tiempo pidiéndole ayuda en labores de asesoramiento en temas más complejos como puede ser la presentación de alegaciones y otro tipo de papeleos burocráticos de cierta complejidad técnica. ¡Pero si hasta su voluntariado nos arregla el ordenador cuando se nos rompe! La “Culpa” es de Turcón por estar siempre disponible para ayudarnos.

Para el Colectivo Ornitológico de Gran Canaria, en su papel de la defensa de la avifauna canaria y del Medio Ambiente, es un privilegio colaborar con una entidad que se llama “Turcón”, que es el nombre que la gente llana daba en su época a la ya extinguida en Gran Canaria, Paloma Turqué.

Me rondan por la mente muchas preguntas que por razones de espacio, concreto en una sola: ¿Seguiría manando libre el agua de las cascadas del Barranco de los Cernícalos si Turcón no existiese.

Todas estas cuestiones podía haberlas planteado en la cena de celebración del 30 aniversario a la cual tuvieron la gentileza de invitar a nuestro Colectivo y en la que me dieron la palabra para decir lo que quisiera.

Quizás no lo hice por mi patente miedo escénico para hablar en público…Quizás fue porque tenía que hacerlo dentro de un límite de plazo de tiempo estipulado pero que había pensado en saltarme a la torera… Pero quizás la razón real para no hacerlo fue porque uno se “Añurga” cuando le toca agradecer el apoyo y ánimo que recibe de los voluntarios de Turcón y de las demás asociaciones conservacionistas presentes en el acto (La Vinca-Ecologistas en Acción y Ben Magec-Ecologistas en Acción) en ciertos momentos críticos de la vida que a todos nos toca vivir.

En fin, pensé que me costaría encontrar palabras para dedicárselas a Turcón, pero casi no paro, y eso que no he hecho mención a las actividades que han realizado en estos 30 años.

Es posible que el Colectivo Ornitológico de Gran Canaria celebre algún día su 30 aniversario (“Sólo” nos quedan 26 para llegar) y que consigamos tener Delegaciones en toda Canarias (Incluida la isla de San Borondón), pero tengo claro que si lo conseguimos, Turcón estará ahí para seguir ayudándonos, porque como dice la frase tomada en su buen sentido, la mala hierba nunca muere.

* Santiago Sánchez

Presidente del Colectivo Ornitológico de Gran Canaria