Turcón pide protección para los humedales del Lomo Riquiánez y Charcas de San Lorenzo

COMUNICADO DE PRENSA Junta Directiva de Turcón

Turcón pide a la Viceconsejería de Transición Ecológica una mayor protección para los humedales artificiales de Gran Canaria, Lomo Riquiánez (Arucas) y Charcas de San Lorenzo (Las Palmas de Gran Canaria).

Los ecologistas recuerdan en su escrito la Orden de 9 de diciembre de 2020 de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, que inició el procedimiento de declaración de Lomo de Riquiánez, termino municipal de Arucas (Gran Canaria), como Espacio Natural Protegido. (B.O.C. nº 265, 23.12.2020). A fecha actual sigue en trámite.

Hacen lo mismo con la Resolución de 11 de septiembre de 2006 de la Dirección General de Ordenación del Territorio de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial, por el que se hace público el Acuerdo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias de 10 de julio de 2006, relativo a la Subsanación de Deficiencias de Acuerdo de la C.O.T.M.A.C de 6 de octubre de 2003, sobre el Plan Especial del Paisaje Protegido de Pino Santo (C-23), en los términos municipales de Las Palmas de Gran Canaria, Santa Brígida, Teror y Vega de San Mateo (B.O.C Nº 189, 27/09/2006); en referencia a las Charcas de San Lorenzo (Las Palmas de Gran Canaria).

Continúa Turcón con un repaso a los estanques de barro, balsas y charcas que constituyen un importante recurso de agua dulce; existen millones de pequeños puntos de agua de menos de 10 hectáreas que representan el 30 por ciento de la superficie de agua estancada en el mundo. En Europa, pese a haberse perdido en algunos países cerca del 90% de las charcas, todavía son un hábitat acuático muy abundante y diverso. Recientemente se ha puesto de manifiesto el papel de las charcas para la mitigación del cambio climático, al constituir importantes sumideros de carbono a escala global.

En Lomo Riquiánez y las Charcas de San Lorenzo hay decenas de estanques de barro con aguas estancadas pudiendo constituir hábitat de agua dulce (estancada y lagos) para especies de interés comunitario. 

Se añade a la solicitud un anexo donde se adjunta relación de las distintas especies de aves que regularmente se encuentran en Lomo Riquiánez, Charcas de Barreto y Charcas de San Lorenzo elaborado por la Plataforma vecinal Proteger Riquiánez según clasificación de la Directiva de Aves de la Unión Europea, Acuerdo de la Haya, Catálogo Nacional, Catálogo Canario, Convenio de Bonn y Convenio de Berna, según datos de Banco de Datos de Biodiversidad de Canarias (BIOTA), y que constituye el Registro Oficial de Especies del archipiélago (BOC, Nº 84, de 30.06.1999). Pendiente de ampliación y valoración técnica por parte de la administración pública competente.

Las amenazas y la problemática ambiental a la que se enfrenten estos espacios naturales actualmente son:

  • El continuo abandono de las actividades tradicionales, y el desuso de los estanques.
  • Desecación de Humedales.
  • Urbanización periférica de los espacios.
  • Vertidos de escombros y aguas residuales sin depurar.
  • Riesgo de contaminación del agua por nitratos
  • Contaminación lumínica por zonas deportivas cercanas.
  • Líneas eléctricas de media y alta tensión con riesgo de electrocución y colisión de avifauna.
  • Uso descontrolado como zona recreativa (motos, bicicletas, corredores, parque de perros etc)

En base a todo lo expuesto en el extenso y detallado documento, se solicita desde este colectivo que se agilicen los trámites para la Declaración de Espacio Natural Protegido de Lomo Riquiánez

Se valore ampliar los conocimientos científicos y técnicos de Lomo Riquánez y las Charcas de San Lorenzo relativo a hábitat de agua dulce (estancada) y especies asociadas.

Procede en este caso el estudio de si la red de estanques de barro de Lomo Riquiánez y Charcas de San Lorenzo puede constituir una Zona de Especial Protección de Aves.

Se estime la oportunidad de su declaración como Zonas Protegidas por el Plan Hidrológico de Gran Canaria, se caractericen e identifiquen las masas de agua artificiales, se definan objetivos medioambientales y programas de medidas para que las masas de agua alcancen un buen potencial ecológico, y en su caso, se efectúe requerimiento al Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria.

Se evalué su inclusión en el Inventario de Zonas Húmedas de España.

Corresponde del mismo modo la restauración de estos humedales artificiales, se recupere su funcionalidad y se compatibilice los usos tradicionales de los estanques de barro con la conservación de la biodiversidad, y se estime la idoneidad del uso de aguas regeneradas para la agricultura u otras alternativas para aportaciones de agua y su restauración medioambiental a través de la financiación de fondos europeos.

Ya, por último, es inexcusable se tomen medidas urgentes para evitar la degradación y destrucción de El Brezal en Lomo Riquiánez por el uso descontrolado como zona deportiva (4050 Brezales macaronésicos endémicos- Directiva 92/43 de Hábitats).

Se aporta docuemnto completo presentado en la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático, con posibilidad de descarga