Tras la huella de los endemismos

 

Científicos de la ULPGC analizan en estudio genético la identidad de plantas amenazadas

Texto y foto: www.laprovincia.es

CARMEN SANTANA

Son los genetistas verdes, los que indagan la huella dactilar de cada especie oriunda del Archipiélago de la que se quiere descifrar su código más íntimo para trabajar en su recuperación y evitar su desaparición de la faz insular.

Tras la huella de los endemismos
Integrantes del grupo de investigación de endemismos canarios-Foto La Provincia

Los investigadores del Grupo de Investigación de Biogeografía,  Conservación y Territorio de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Pe-dro Sosa, Miguel Ángel González y Claudio Moreno, han añadido recientemente a su particular catálogo molecular de endemismos en delicada situación de supervivencia el Sambucus Palmensis, el saúco canario, cuyas poblaciones situadas en islas como La Palma, Tenerife y Gran Canaria se encuentran en peligro, con el propósito final de aplicar los resultados a un plan de recuperación de la especie.

Según la Universidad grancanaria, los resultados de este trabajo, que ha sido recogido por la revista internacional especializada Conservation Genetics, detectan elevados niveles de diversidad genética en la especie Sambucus Palmensis, comúnmente conocida como saúco canario, además de un importante nivel de diferenciación genética entre las poblaciones pertenecientes a las diferentes Islas donde crece este endemismo. Por lo tanto, el futuro plan de conservación de esta especie debe contemplar tanto los diferentes niveles de diversidad genética como las diferencias existentes entre las Islas.
Sigue leyendo

El Jardín botánico canario «Viera y Clavijo» descubre dos nuevas especies vegetales

Canarias7, 4-5-2008

Adolfo Santana. Santa Brígida

Con los ejemplos de los históricos trabajos de Sventenius y Kunkel gravitando sobre su cabeza, Águedo Marrero y sus colaboradores han pateado las Islas en busca de nuevas especies de plantas que hubiesen escapado a los ojos de los dos genios y de otros.

Lo primero que Águedo Marrero y sus colaboradores de campo buscan es que surja una planta que les despierte la sospecha de ser diferente en algo a las ya estudiadas. Un matiz, un rasgo, basta para abrir un expediente y estudiar al espécimen hasta saber si es nueva especie o no.

Así le pasó al equipo de Marrero con la Salvia Blanca de Guayedra, considerada nueva especie por los organismos científicos internacionales, que apareció ante ellos cuando hacían un estudio de sus cromosomas, observando los botánicos que tenía un número distinto a los descritos por Sventenius y que tiene en Tenerife familias afines.

Sigue leyendo