Performance en manifestación 22S «Desmontando mentiras»

Manifestación celebrada el 22 de septiembre de 2012 desde Atocha hasta Sol. Esta performance de ATTAC se desarrolla enfrente del Ministerio de Hacienda en la calle de Alcalá después de la lectura de un manifiesto desmontando mentiras sobre la estafa [crisis] económica y financiera.

La lógica del miedo y el miedo a la lógica

* Por Manuel Ángel Santana Turegano

En los tiempos de crisis que corren es bastante habitual encontrarse, tanto en las declaraciones de los políticos como en los análisis de los articulistas, con discursos acerca del sombrío panorama económico que nos espera. En línea con las demandas de recorte del gasto público se plantea que debemos apretarnos el cinturón. La economía ha vivido en una burbuja irreal, por encima de nuestras posibilidades, y la crisis nos hace enfrentarnos a la dura realidad. No somos tan ricos como pensábamos, así que no nos queda otra que renunciar a nuestros “caprichos de niños ricos” como el Estado del Bienestar, las vacaciones pagadas o la baja productividad. Lo que plantearé en estas líneas es que dicho discurso es absolutamente falaz. Nuestras sociedades no tienen problemas económicos, sino de distribución social de la riqueza. Y el objetivo de estos discursos que se presentan como análisis económicos rigurosos e imparciales es meramente ideológico, es decir, se trata de creencias que sirven para legitimar los intereses dominantes y justificar la creación de una sociedad cada vez más desigual.

Aristóteles distinguía entre la economía y la crematística. La primera, del griego eco (casa) y nomía (norma) significa literalmente “normas para la adecuada gestión de la casa”. La segunda, que es lo que actualmente tendemos a identificar como “economía” es un conjunto de obtusos conocimientos esotéricos orientados al crecimiento del dinero. Pues bien, aplicando esta distinción es innegable que nuestras sociedades tienen problemas crematísticos, pero no se deriva de ello que tengan problemas también económicos. Cuando se afirma que la economía está estancada o que no crece lo que se está afirmando en realidad es que el PIB no crece, o lo hace a un ritmo muy bajo. De hecho, hay teorías que plantean que es necesario que el crecimiento del PIB alcance determinados umbrales para que repercuta en el conjunto de la sociedad vía la creación de empleo. El PIB no es más que el valor monetario de todos los bienes y servicios que se producen en una economía. Aunque el uso del mismo como indicador del nivel de vida de una sociedad ha sido ampliamente criticado de momento lo daremos por válido. Sigue leyendo

Blanco ve inviable seguir con más grandes obras sin subir los impuestos

Pide al PP una reflexión conjunta sobre cómo mantener las autovías y el AVE – «No hay peor cosa que un aeropuerto sin aviones y un tren sin pasajeros»

Texto y foto: El País.es       RAÚL LIMÓN – Sevilla 

Jose Blanco, ministro de Fomento en Sevilla. Foto ALEJANDRO RUESGA

El ministro de Fomento, José Blanco, abrió ayer el debate sobre la sostenibilidad de las grandes infraestructuras del país, aunque aceptó que políticamente puede que no sea el mejor momento. Fue durante una visita a Sevilla, en un acto organizado por El Correo de Andalucía, en la que admitió varias veces que estaba diciendo cosas que no debía por la cercanía de las elecciones. La primera: «No es posible mantener y completar la red de infraestructuras sin tocar los impuestos».

La segunda completó el mensaje: «Nuestro país tiene que plantearse si con nuestros recursos y con la menor carga impositiva de la UE se pueden mantener las carreteras, los trenes y el Estado de bienestar». De inmediato, el ministro aceptó que esta reflexión, que pedía también al PP como futuro partido de gobierno, no es propia de tiempo electoral, «pero hay que hacerla».

Eso sí, Blanco advirtió que la resolución de este debate no será en esta legislatura y que le tocará al próximo Gobierno, que vaticinó que será socialista porque el candidato popular, Mariano Rajoy, «no gana ni con el viento a favor», según dijo.

Las afirmaciones de Blanco respondían a una propuesta de AERCO, una asociación que agrupa a 28 empresas de construcción civil de 14 comunidades autónomas y que propone establecer una tasa de 3 a 5 céntimos por litro de carburante para financiar el mantenimiento de carreteras. El ministro de Fomento insistió en la imposibilidad de mantener la red existente con el actual sistema impositivo, pero se limitó a no descartar esta propuesta de AERCO. Sigue leyendo

La cultura del despilfarro tardará en volver

El consumidor ha pasado de la euforia al pánico – Se ha hecho más exigente y mantendrá algunos hábitos de ahorro cuando se le pase el susto – La ostentación del lujo está peor vista

AMANDA MARS

El País, 30/07/2009

«No tengo ni idea de lo que puede pasar, pero yo creo que de la crisis saldrá un consumidor diferente, con otra actitud. Hemos tocado una pared. Ahora tiene más valores, y va a ser un poco más austero, también porque va a haber menos riqueza. Pero, al mismo tiempo, será selectivo y en algunos productos siempre estará dispuesto a gastar dinero. Por ejemplo, abrir un iPod es casi un acto de amor, es tan bonito, uno se guarda hasta la caja…».

despilfarroPiensa en voz alta Toni Segarra, un creativo publicitario que se dedica a pensar historias fabulosas, que caigan bien a la gente y, a la postre, animen a comprar unos productos en lugar de otros. Para el fundador de la agencia SCPF, el que preguntó a los españoles ¿Te gusta conducir? y fundó La república independiente de tu casa, las cosas han cambiado. «Todo ese mileurismo del que se habla se va a quedar en la sociedad y va a haber menos poder adquisitivo, de ahí ha nacido el low cost, para atender a toda esa gente».

Sigue leyendo

La isla de Pascua y el colapso global

ENRIQUE GIL CALVO
Profesor titular de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid

El País, 26/02/2009

El destino inmediato del capitalismo liberal, que se precipita en caída libre hacia la implosión de un agujero negro impulsado por el continuo agravamiento de su crisis sistémica y fatalmente atraído por el succionante maëlstrom de un ominoso colapso global, exhibe fascinantes paralelos con la súbita extinción de la cultura de los moaís que tuvo lugar en la polinesia isla de Pascua. Me refiero claro está a esas célebres estatuas gigantes, cerca de 900 en total, que hoy admiran a los turistas en un páramo perdido, árido y casi desierto a miles de kilómetros de las costas vecinas. Pues bien, esos impresionantes moaís fueron erigidos con fines ceremoniales por una floreciente civilización que se embarcó en un proceso de crecimiento acelerado cuyo cenit culminante se alcanzó en el siglo XVII de nuestra era, para precipitarse a partir de ahí (1680) en una vorágine de autodestrucción colectiva que acabó con la civilización de Pascua justo antes de la llegada de colonizadores europeos.

sistema-bancario2

El mejor relato de esta tragedia cultural se contiene en un libro de obligada lectura, Colapso (2005), del geógrafo evolucionista Jared Diamond, que la utiliza de pedagógica ilustración (entre otras extinciones análogas, como la de los mayas del Yucatán o los vikingos de Groenlandia) para explicar cómo la intensificación de la competencia por los recursos puede acabar con el suicidio colectivo de los competidores. Para ello Diamond recurre a la llamada «tragedia de los bienes públicos», propuesta por el biólogo Russell Hardin en 1968, que predice el agotamiento de los ecosistemas a partir de un cierto umbral de explotación. Pero la originalidad de Diamond reside en que, pese a ser un ecologista reconocido, deduce que la causa última del colapso no es biológica sino social. Lo que hace al sistema inviable y le fuerza a colapsarse no es la escasez de los recursos (según el argumento maltusiano) sino el exceso de su explotación, como un efecto sólo derivado de la escalada social de la competición. Los diversos clanes de Pascua se embarcaron en un juego colectivo de prestigio ostentoso donde todos pugnaban por superar a los demás en la erección de moaís, para lo que no dudaron en agotar el bosque del que extraían la madera para transportar las piedras a edificar. Y al escasear la madera dejaron de producir canoas con las que pescaban su principal fuente de proteínas. Pese a lo cual siguieron erigiendo moaís cada vez mayores hasta que ya no pudieron hacerlo más. Entonces los golpistas tomaron el poder, estalló la guerra civil y la isla de Pascua se desangró hasta extinguirse.

Sigue leyendo