Turcón apoya el posicionamiento del Defensor del Pueblo sobre los hoteles RIU en Fuerteventura

El Colectivo Turcón – Ecologistas en Acción se congratula por la decisión del Defensor del Pueblo que confirma la caducidad del expediente de concesión del complejo hotelero de Riu en las Dunas de Corralejo ocupando dominio público marítimo terrestre

El Colectivo Turcón – Ecologistas en Acción manifiesta su apoyo al Defensor del Pueblo que ha rechazado el recurso presentado por el Ayuntamiento de La Oliva y que confirma que el expediente de caducidad de la concesión para ocupar el dominio público marítimo terrestre otorgada a Riu Hoteles SA en las Dunas de Corralejo, se ajusta a derecho y debe continuar hasta sus últimas consecuencias con el derribo de los hoteles y la restauración ambiental de la zona.

Recordamos que este Colectivo está personado en los dos expedientes de caducidad, tanto del Hotel 3 Islas como del Oliva Beach, que llevan ocupando décadas el dominio público de Costas y un espacio natural protegido como el Parque Natural de Corralejo.

Estos hoteles han sido un mal ejemplo de cómo llevar una política insostenible de la actividad turística, ocupando precisamente, el bien ambiental que sirve de atractivo y poniendo en riesgo el derecho que tiene toda la ciudadanía al uso del dominio público, los bienes ambientales a preservar y, con ello, al resto de la actividad turística de la Isla de Fuerteventura.

Este modus operandi de Riu no es nuevo y ya se ha visto reflejado en el Oasis de Maspalomas o con la ocupación de las playas más emblemáticas de la Isla de Boavista en Cabo Verde.

Además, desde la Federación Ben Magec – Ecologistas en Acción, donde está integrado Turcón, se ha denunciado la campaña de manipulación e intoxicación que ha llevado a cabo la empresa multinacional RIU, tergiversando datos, defraudando a su plantilla exponiéndola como escudo y engañando a la ciudadanía para imponer sus intereses económicos en contra del interés general y del resto del sector turístico de la isla.

Así mismo, desde el Colectivo Turcón – Ecologistas en Acción queremos manifestar que el traspaso a la Comunidad Autónoma Canaria de las competencias de Costas y que esta no sea una nueva puerta de entrada a la concesión de licencias de obras en dominio público que vayan en contra del interés general y de la protección de la pertenencia pública de todos y todas, cuya preservación a ultranza es fundamental para el desarrollo medioambiental y social de Canarias.

Esperamos que el Gobierno de Canarias, sea menos permisivo con la ocupación de la costa de lo que han sido las administraciones anteriores. Se trata de una oportunidad para que el Gobierno de Canarias demuestre que el traspaso de competencias a la Comunidad Autónoma no es sinónimo de permisividad con la ocupación de la costa y la corrupción, el deseo de la ciudadanía es percibir una administración valedora de los intereses culturales, medioambientales y patrimoniales de este territorio ultrajado por viles provechos económicos.

Finalmente queremos alertar sobre la propuesta de las patronales turísticas de Canarias que han pedido a la Consejería de Transición Ecológica del Ejecutivo regional participar en la comisión técnica que analice los expedientes abiertos en el proceso de transferencia de las competencias en materia de Costas.

No se puede permitir que el dominio público quede puesto en riesgo por intereses económicos particulares. En ese sentido debería ser más lógico que se primara que existieran representantes de los colectivos de defensa del medio ambiente y otras organizaciones profesionales en dicha Comisión con el objetivo de garantizar la defensa del interés general y del dominio público de las presiones de interés particular.

Manifiesto por la recuperación del Palmeral del Oasis de Maspalomas y el ecosistema de la zona

Las Islas Canarias están reconocidas internacionalmente por su elevada biodiversidad y por albergar ecosistemas de alto valor, de características únicas en el planeta. Gran parte de estos ecosistemas naturales han sufrido una degradación ecológica y paisajística sin precedentes, fruto de procesos especulativos y urbanísticos perpetrados durante las últimas décadas.

Tríptico carátula

Un claro ejemplo es el conjunto del Palmeral, La Charca, Las Dunas de Maspalomas y la propia Playa del Inglés, que conforman un ecosistema con un alarmante deterioro, derivado de este turismo depredador nada respetuoso con los valores ambientales y paisajísticos excepcionales del lugar. Este singular paraje ya fue objeto en los 60 de una de las primeras decepciones, la del concurso internacional de ideas Maspalomas Costa Canaria, que terminó desvirtuando el proyecto ganador -diseñado con criterios más armónicos de planificación- y dio lugar al actual modelo especulativo y de uso intensivo del espacio. El Plan General de Ordenación que finalmente se impone permite la construcción de grandes hoteles y apartamentos de cadenas como Lopesan, Riu o Sea Side Hotels, que fragmentan el continuo que constituían la charca, dunas, playa y palmeral. En 1967 el Conde de La Vega Grande construye el Hotel Oasis en pleno Palmeral, vendido a la cadena RIU en 1998. Tras la denuncia de un particular, en 1978 se dicta sentencia firme del Tribunal Supremo, que pide la demolición parcial de 202 de las habitaciones construidas sin documento que las autorizara, sentencia que 40 años después no se ha llevado a efecto. En 2012 RIU proyecta el derribo del primer hotel para la construcción de uno nuevo de cinco estrellas de mayores dimensiones.

En 2016 la Sala de lo Contencioso del TSJC (Tribunal Superior de Justicia de Canarias) reconoce el uso y dominio público del Palmeral. No obstante el Gobierno Canario continúa su política de legislar en favor de negocios privados (en este caso beneficiando a la cadena Riu y Tui), dando nueva redacción en la Ley del Suelo que tiene como objetivo sortear lo dispuesto en la sentencia del Tribunal Supremo de 1978 y la del TSJ de Canarias de 2016 e incumplir el mandato de protección del Palmeral. En 2017 RIU solicita permiso para la demolición del actual Hotel RIU Oasis y presenta el proyecto para la construcción del citado hotel, con un volumen de edificación muy superior al existente que supondrá una auténtica muralla de difícil encaje en el espacio y paisaje circundante.

El último giro de cintura de la cadena y con el cual obtiene resultados, ocurre a finales de 2017, cuando le conceden licencia del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana para renovar con incremento de la edificabilidad de la estructura existente y para construir 71 nuevos apartamentos de lujo (exp. nº1600/2017) en una zona verde, pública y de alto valor histórico, medioambiental y geográfico como es El Palmeral de Maspalomas, perpetuando el uso lucrativo por parte de la promotora privada de esta área privilegiada de la isla, en perjuicio de su conservación y disfrute por parte de la población. Las comienzan en junio 2018 y han sido denunciadas en los tribunales por el colectivo Turcón EeA.

Pese a que el número de turistas que visita el archipiélago ronda los 16 millones en 2017(1), los salarios se mantiene un 14% más bajos que el promedio español, con una tasa de desempleo superior al 20 % (la tercera más alta de todo el Estado) (2), una situación insoportable de precariedad -como se ve en las kellys y trabajadores de hostelería en general-, índices alarmantes de pobreza y exclusión social y nefastos indicadores ambientales. A pesar de que las cifras lo desmienten, se continúa vendiendo por parte del Gobierno de Canarias y de las corporaciones municipales e insulares la idea de que el bienestar de la población va a venir de la mano de más hoteles y megaproyectos que consumen espacios naturales, negocios excluyentes sostenidos por un modelo fiscal que despoja de la riqueza generada al conjunto de la sociedad beneficiando a un puñado de grandes empresas.

La inacción de todas las administraciones públicas así como la corrupción y prevaricación en el poder político obliga a la sociedad civil a tomar las riendas en defensa de este enclave único, íntimamente vinculado a nuestra historia y a nuestra experiencia vital. Con ese fin, los colectivos y personas abajo firmantes nos constituimos en Plataforma por la Defensa del Palmeral del Oasis de Maspalomas y de todo el ecosistema que lo rodea, con las siguientes reivindicaciones:

– Denunciamos las graves consecuencias de esta política seguida por los partidos políticos que han ostentado y ostentan cargos en las instituciones canarias (Gobierno de Canarias, Cabildo Insular y Ayuntamiento), consistente en la ocupación indiscriminada de territorio para la industria turística que nos aboca a la desertización y el deterioro en beneficio de grandes propietarios y fondos buitre, mientras se mantiene y profundiza el empobrecimiento de nuestro pueblo, incumpliendo además lo dictado en los tribunales, en lugar de actuar con transparencia en defensa del medioambiente y el patrimonio común.

– Nos oponemos a la construcción citada en suelo declarado Zona Verde Pública, que como tal es inembargable, inextinguible e inapropiable, y solicitamos su derribo inmediato en virtud de la Sentencia del TSJ de Canarias de 12/12/ 2016 y la sentencia firme del Tribunal Supremo de 1978.

– Exigimos que se restituya esta zona a su estado natural previo a la construcción de las 202 habitaciones sentenciadas de derribo por sentencia del Tribunal Supremo) y avanzar en la protección para que toda el área sea considerada reserva natural y no sólo las dunas, las cuales ya fueron declaradas como Reserva Natural Especial por la Ley de Espacios Naturales de Canarias de 1.994.

– Llamamos a la población a organizarse y movilizarse por los objetivos mencionados y por el cumplimiento de las sentencias aludidas en este manifiesto.

FIRMAN EL MANIFIESTO:
– Federación Ben Magec-Ecologistas en Acción
– Turcón Ecologistas en Acción
– Asociación sociocultural TIRAHANAC
– La Vinca Ecologistas en Acción
– El sur también eres tú
– Tagaragunche
– Agonane
– Imidauen
– Hay Tu Katanahá
– Asociación Cultural Pueblo Maho
– Ecologistas en Acción de Las Palmas de Gran Canaria


Tríptico interior