Turcón insiste a la Consejeria de Economía e Industria sobre la embotelladora en Tejeda

Turcón insiste en solicitar a la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento información sobre las gestiones de su alegación a la intención de instalar una embotelladora en Tejeda.

Los ecologistas reclaman ser contestados y recuerdan los plazos legales para que se produzca la acción de dar respuesta al pliego de alegaciones presentado, adelantan que de no producirse se procederá a presentar un escrito de “certificación de actos presuntos” pidiendo que se objetive la respuesta o las causas por la que no se ha producido tal acto administrativo.

 

El colectivo Turcón se ha dirigido en tiempo y forma, dentro de un proceso reglado de información pública a la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, pidiendo contestación a las alegaciones formuladas al expediente de “solicitud de aprovechamiento de las aguas alumbradas en los nacientes de la Mina y el Molinillo”; dado el interés que desde hace tiempo tiene este grupo por esta cuenca hidrográfica, sus aprovechamientos y las afecciones de los mismos sobre los singulares ecosistemas naturales del lugar.

Siendo costumbre de la Administración suficientemente contractada él no contestar a las mismas, cuando es obligatorio por la ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común y de las Administraciones públicas, que en su artículo 83 expone: “No obstante, quienes presenten alegaciones u observaciones en este trámite tienen derecho a obtener de la Administración una respuesta razonada”, siendo a tenor de este razonamiento jurídico por el cual reclamamos cumplida respuesta a los alegatos presentados.

Dado el incumplimiento con esta ley, los ecologistas de Turcón se amparan por ello en la Ley 27/2006 de 18 de Julio, que regula los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de Medio Ambiente.

Esta ley y su articulado contemplan que el ciudadano y sus representantes que tienen en sus estatutos la lucha medio ambiental puedan exigir la información sobre medio ambiente, y si la administración no la suministrara o demorara, poder acudir a la vía del Contencioso Administrativo, y ser un Juez quien le obligue a la cesión de lo negado, existiendo la posibilidad que la administración pueda ser sancionada por no respetar un derecho adquirido y no materializado.

En este escrito, Turcón Ecologistas en Acción pide a la administración que le conteste a las alegaciones que formuló, de continuar el expediente y de haberlo archivado, comunicarlo.

Nos asiste la preocupación cierta que de llegar a instalarse una Embotelladora en Tejeda alimentada por estos dos nacientes, que en la actualidad nutren de agua al Barranco de La Mina, supondría la ruina ecológica de sus hábitat naturales y por tanto la pérdida de biodiversidad y de valores ambientales, etnográficos y culturales de un entorno privilegiado de la geografía insular de Gran Canaria.

Los ecologistas anuncian que de no recibir respuesta por parte de la administración, procederá a presentar escrito de “certificación de actos presuntos”. Este acto administrativo, significaría un fracaso de la Administración por inactividad y por tanto es la administración de justicia quien en última instancia obligue a que la documentación se nos haga llegar, y de adquirir por tanto responsabilidad de mantenerse en la actitud de negarla, pues el juzgado pide previamente que se designe a la persona de la administración, técnico o político que ha de contestar y responder por el expediente o la información solicitada.

Turcón y Ben Magec se oponen a la embotelladora promovida por el Ayuntamiento de Tejeda y anuncian peligros para el Barranco de la Mina

Han presentado alegaciones a la solicitud de aprovechamiento de las aguas alumbradas en los nacientes de La Mina,  y el Molinillo ante la Consejería de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, denunciando intervenciones inapropiadas, la nulidad del documento presentado a información pública y advirtiendo de la merma de caudales ecológicos que supone tal intervención  

Los ecologistas aprovechan que el documento se encuentra en periodo de información pública, el expediente relativo a la solicitud de aprovechamiento de las aguas alumbradas en los nacientes de “La Mina de Tejeda”,  y de “El Molinillo”, con perímetro de protección propuesto en terrenos del término municipal de Tejeda, a instancias del Ayuntamiento de Tejeda y publicado en el BOC nº 141 pagina 22267 de fecha miércoles 22 de julio y toda vez que no estando de acuerdo con afirmaciones y omisiones en el mismo han presentado alegaciones a la embotelladora.

En el expediente no se expone que las aguas que “circulan libremente” por el barranco de La Mina, por trasvase desde la cuenca de Tejeda a la cuenca de las Lagunetas, son aguas alumbradas en los Nacientes de La Mina y el Molinillo, por lo que entendemos de esta inexactitud como un manifiesto  viciado del expediente. Por lo que ya es suficientemente motivo para que no se acepte la solicitud y se devuelva al promotor el documento a información pública.

De autorizarse el aprovechamiento de aguas para la embotelladora, 2 litros del naciente de la Mina y 1 litro del naciente del Molinillo supondrá la pérdida de caudales de  agua que actualmente son trasvasados a la cuenca de Las Lagunetas y por tanto una merma que en última instancia supondrá  la ruina del barranco de la Mina y su singular ecosistema.

Nos encontramos con intereses opuestos; los intereses económicos,  para lo que se trata de llevar las aguas a una futura embotelladora, y los intereses medioambientales representados por todos los ciudadanos que exigen a la administración sea responsable de sus decisiones y no admita cualquier acción, decisión y autorización que menoscabe el bien general protegido. El derecho ambiental forma parte del patrimonio primario y protegido por el artículo 45 de la Constitución, pues hablamos de la afección a un Espacio Natural Protegido por la pérdida de valores  ambientales que supondrá bajar a la mínima expresión el caudal de agua que actualmente se trasvasa a la cuenca de Las Lagunetas y no cabe la menor duda de la gravísima afección que esto supondría para la vida natural de un reducto tan singular y reconocido y visitado por vecinos, visitantes y amantes de la naturaleza canaria y de los pocos fondos de barranco por donde aún discurre libremente las aguas, todo una perdida y un ataque al derecho de los ciudadanos-as al disfrute de un medio natural sin estas alteraciones. Sigue leyendo

Día Mundial del Medio Ambiente, aguas que saltan y cantan libres por las Cumbres de Gran Canaria

* Por Honorio Galindo Rocha

Viernes pasado Día Mundial del Medio Ambiente, fecha señalada para los sensibilizados con la protección y con una conciencia planetaria. Innegable el retroceso que viene suponiendo a nivel global y planetario la calidad ambiental, la de nuestros recursos y sobre todo la pérdida de biodiversidad, cuantificado en el retroceso de espacios con valores naturales y ecológicos.

No tenemos que irnos a ver la situación de la Selva Amazónica, ni países en la Oceanía, donde el retroceso es a pasos agigantados y el mundo y sus gobernantes no reaccionan; igual en nuestros mares y su pérdida de valores, muchas veces ese gran olvidado, por aquello de vivir de espaldas al mar.
Pero parte de las veces no tenemos que mirar lejos, otear el horizonte y situar el foco en la realidad cercana nos hace tomar una aptitud comprometida con los problemas que tenemos tan cerca que están a un “tiro de piedra” o los tenemos a “nuestros pies”. Ocasión oportuna para ceñirnos al Espacio Natural Protegido de Cumbres en Gran Canaria, concretamente el barranco de la Mina. Lugar idílico para extasiarnos y llenarnos de gozo, ahora deteriorado, con pérdida de valores ecológicos de difícil cuantificación, una perdida para nuestra visión y para el imaginario colectivo de nuestra gente y nuestra cultura natural y diversa. Sigue leyendo