Nutrida participación en el recorrido por Jinámar de la segunda ruta del arbolado urbano de Telde

COMUNICADO DE PRENSA Junta Directiva de Turcón

Calidad participativa en la segunda ruta del arbolado de Turcón-Ecologistas en Acción.

Cerca de treinta personas participaron en la ruta de los árboles de Jinámar organizada por el Colectivo Turcón-EeA, en su campaña de puesta en valor de los árboles urbanos.

Durante el recorrido reconocimos los laureles de Indias de la plaza de Jinámar, los ficus del mercadillo, las palmeras canarias y washintonias, las tipuanas, el ombú, los flamboyanes y eucaliptos de Finca de La Condesa, la historia de los desaparecidos pinos de oro frente a la Iglesia de Jinámar. En definitiva, realizamos un acercamiento a los árboles urbanos, que nos rodean y que nos aportan muchos beneficios. Sobre todo, pudimos observar cómo se puede gestionar de forma adecuada los árboles en los entornos urbanos, cuidando el suelo y evitando las podas agresivas. La ruta terminó con reconocimiento del trabajo en el huerto comunitario de Jinámar.

A lo largo de los 4,5 km de recorrido los organizadores de la ruta, Miguel Pérez y Gilberto Martel, hablaron de las buenas y malas prácticas que sufren los árboles, se comentaron también los hábitos y los bulos sobre determinadas cuestiones como las “malas hierbas”, las plagas y sus tratamientos, los modelos sobre las podas y la necesidad imperiosa de permitir que los árboles estén rodeados de suelo, sin asfalto ni hormigón, y que se permita que las hojas caídas creen acolchados naturales que mantengan la humedad del suelo, enriquezcan su calidad y actividad microbiológica. Se defendió la salud del suelo como garante de la salud de los árboles. La cuestión es sensibilizar y poner en valor el patrimonio vegetal del municipio, a través del paseo por los barrios y entornos urbanos, y dar a conocer la memoria de los longevos árboles urbanos de Telde, evocación de una mirada mantenida en la retina de diversas y plurales generaciones. Los árboles en la ciudad son espacios de tranquilidad, bienestar, potenciación de la biodiversidad, oxígeno y calidad de vida.

Con la guía experta de los dinamizadores del colectivo Turcón y vecinos de Jinámar colaboradores, realizamos un detallado repaso a las especies más conocidas y apreciadas de la zona dando una serie de datos y aportaciones para su mejor conocimiento, valoración y respeto como elementos vivos creadores de un paisaje y trama urbana singular.

Protagonistas fueron los talados Pinos de Oro de Jinámar, el Pozo de la Virgen, la Finca de la Condesa y el Huerto Comunitario de Jinámar.

A lo largo del Parque Jaime O’shanahan pudimos reconocer tanto las malas prácticas llevadas a cabo con la poda de eucaliptos y limpieza de palmeras canarias, como las zonas temáticas del parque que han intentado potencia “islas” de flora canaria de singular valor y adaptación al entorno.

Un regalo para los sentidos y para la esperanza ha sido la visita guiada al huerto comunitario de Jinámar, único en su fórmula de gestión en Canarias, guiados por Antonio Navarro. El Huerto comunitario con sus 7.900 metros cuadrados se convierte en un espacio de biodiversidad, de solidaridad vecinal, cooperación, de aprendizaje y de ejemplo de una intervención ecológico y de gran valor social

Reconocemos desde este grupo ambientalista que “Necesitamos árboles en la ciudad y huertos comunitarios para adaptarnos al cambio climático y tener espacios urbanos más habitables. Hay que estudiar los retos del futuro, las oportunidades, rediseñar la trama urbana para convivir con el árbol y resolver los posibles problemas que se han presentado en los espacios públicos”.

Nos acompañaron en la ruta vecinos, buenos conocedores de Jinámar como Antonio Rivero Artiles, Consuelo Jorges, Presidenta del Colectivo Turcón, el Concejal Álvaro Monzón y el Presidente de la Heredad de aguas Acequia Alta y Sardina del Sur, José Rodríguez.

La importancia de los árboles en la ciudad.

Los árboles, los espacios verdes urbanos, los ejemplares singulares, mejoran el medio ambiente, ennobleciendo nuestras ciudades. Estos elementos vegetales constituyen un patrimonio arbóreo único que forma parte de la memoria y cultura de un pueblo y son precursores de la biodiversidad en las ciudades, lo que implica que sea de interés público su protección y conservación, el preservarlos de cualquier atentado que desmejore su estado o supervivencia. Hay que señalar que tanto estos espacios arbolados como los ejemplares aislados son centros de atracción y de interés con una función educativa, cultural, social y económica. Por lo cual la educación y concienciación medioambiental se convierten en una herramienta educativa fundamental en busca del respeto, la conservación y la sensibilización ciudadana.

Esta ruta cuenta con la colaboración de la Consejería de Participación Ciudadana del Cabildo de Gran Canaria y de la Concejalía de medio ambiente, parques y jardines del Ayuntamiento de Telde.

Nueva edición de los recorridos por el arbolado urbano de Telde

COMUNICADO DE PRENSA Junta Directiva de Turcón

 Turcón vuelve con una Segunda Ruta guiada por el Arbolado urbano de Jinámar. Callejeando por las señas del arbolado histórico y singular de Telde, recorre elementos verdes y frondosos de Jinámar.

Con este sugerente título el colectivo Turcón Ecologistas en Acción invita a la ciudadanía a conocer rincones, árboles singulares y jardines del municipio. Será el sábado día 19 de noviembre, a las 9:30 horas de la mañana, con punto de encuentro en la plaza de Jinámar, junto a la iglesia.

Los ecologistas teldenses quieren sensibilizar y poner en valor el patrimonio vegetal del municipio y a través del senderismo y dar a conocer la memoria de los longevos árboles urbanos de Telde, evocación de una mirada mantenida en la retina de diversas y plurales generaciones.  Árboles en la ciudad, espacios de tranquilidad, bienestar, supervivencia y vida que nos trasladan a uno de sus barrios para conocer sus árboles y rincones verdes.

Con la guía experta de los monitores y dinamizadores del colectivo Turcón y sus colaboradores realizaremos un detallado repaso a las especies más conocidas y apreciadas de la zona dando una serie de datos y aportaciones para su mejor conocimiento, valoración y respeto como elementos vivos creadores de un paisaje y trama urbana singular.

Reconocemos desde este grupo ambientalista que “Necesitamos árboles en la ciudad para adaptarnos al cambio climático y tener espacios urbanos más habitables. Hay que estudiar los retos del futuro, las oportunidades, rediseñar la trama urbana para convivir con el árbol y resolver los posibles problemas que se han presentado en los espacios públicos”.

Descubriendo y callejeando por vetustas señas verdes del municipio.

La propuesta de itinerario a pie será desde el parque de Arnao, lucha ecologista de finales de los años 80 y principios de los 90, donde existieron armoniosos dragos singulares, así como, la idea primigenia del centro ambiental de recursos ecológicos de la Casa Verde.

Desde esa zona se bajará al aguacatero junto al IES José Arencibia Gil, testigo privilegiado del Telde agrícola, para posteriormente subir por la calle el Salvador, conociendo los conflictos generados con los árboles en las aceras, reflexionando cómo afrontarlos y llegando al Rincón de Sventenius y los tuliperos del Gabón.

El callejeo de los participantes les llevará a conocer los árboles singulares de Los Llanos, San Francisco y San Juan, terminando la ruta en la Casa Verde municipal de la zona de Cendro conociendo el aguacatero más grande del municipio, singularizado por el Cabildo y el Ayuntamiento mediante sus catálogos de protección.

La importancia de los árboles en la ciudad

Los árboles, los espacios verdes urbanos, los ejemplares singulares, mejoran el medio ambiente, ennobleciendo nuestras ciudades. Estos elementos vegetales constituyen un patrimonio arbóreo único que forma parte de la memoria y cultura de un pueblo y son precursores de la biodiversidad en las ciudades, lo que implica que sea de interés público su protección y conservación, el preservarlos de cualquier atentado que desmejore su estado o supervivencia. Hay que señalar que tanto estos espacios arbolados como los individuos son centros de atracción y de interés con una función educativa, cultural, social y económica. La educación y concienciación medioambiental es la base, es una herramienta educativa que busca el respeto y la conservación.

Los árboles son los auténticos “sumideros de carbono”, lo que contribuye a mitigar los efectos del Cambio Climático en las ciudades.

Colaboración de la administración pública

Esta ruta cuenta con la colaboración de la Consejería de Participación Ciudadana del Cabildo de Gran Canaria y de la Concejalía de medio ambiente, parques y jardines del Ayuntamiento de Telde.

La Segunda Ruta guiada, será el sábado día 19 de noviembre, comenzando en la plaza de Jinámar, junto a la iglesia, a las 9:30 horas. La participación es libre y gratuita. Aquellas personas que deseen más información podrán escribir al email de la asociación: turconsenderismo@gmail.com

Nutrida participación en la ruta por el Arbolado Urbano de Telde

Con la participación de expertos en la materia, como Eduardo Fránquiz especialista en la palmera canaria y su conservación; Miguel Pérez, trabajador del sector especializado en arbolado urbano y el historiador José Ángel Rodríguez Fleitas. Todos ellos aportaron sus conocimientos sobre el arbolado urbano de Telde.

Acompañaron esta ruta los concejales Álvaro Monzón y César Santana en esta mañana de domingo.

Destacar, también, la participación de vecinos y vecinas de los entornos de San Juan y San Francisco que con sus vivencias y experiencias fueron aportando conocimiento y enriqueciendo la caminata.

Un recorrido de 4 kilómetros que duró aproximadamente unas cuatro horas. La ruta finalizó en la Casa Verde, conociendo el aguacatero gigante, un ejemplar que acaba de ser declarado “singular” por el Pleno Municipal, en el recién aprobado primer catálogo de árboles singulares del municipio.

La importancia de los árboles en la ciudad

Los árboles, los espacios verdes urbanos, los ejemplares singulares, mejoran el medio ambiente, ennobleciendo nuestras ciudades. Estos elementos vegetales constituyen un patrimonio arbóreo único que forma parte de la memoria y cultura de un pueblo y son precursores de la biodiversidad en las ciudades, lo que implica que sea de interés público su protección y conservación el preservarlos de cualquier atentado que desmejore su estado o supervivencia. Hay que señalar que tanto estos espacios arbolados como los ejemplares aislados son centros de atracción y de interés con una función educativa, cultural, social y económica. Por lo cuál la educación y concienciación medioambiental se convierten en una herramienta educativa fundamental en busca del respeto, la conservación y la sensibilización ciudadana.

Parque Arnao fue el punto de encuentro

El inicio del itinerario a pie fue en el parque de Arnao, lucha ecologista de finales de los años 80 y principios de los 90, donde existieron excelentes dragos singulares, así como, la idea primigenia del centro ambiental de recursos ecológicos de la Casa Verde. Se comprobó la influencia inglesa de plantar césped en los parques y lo costoso, desde el punto de vista hídrico y ambiental, así como, la creación de un paisaje artificial importado.

Desde esa zona se bajó al aguacatero junto al IES José Arencibia Gil, testigo privilegiado del Telde agrícola, junto al monumento a Hiroshima. Fue lugar para la descripción y reseña histórica de la construcción de la Avenida del Cabildo e inicio de la destrucción de la Vega platanera teldense. Con el recuerdo de la lucha estudiantil por la permanencia del aguacatero que a punto estuvo de sucumbir al trazado y las palas de la construcción de dicha vía, además de la implicación del recién creado Colectivo Ecologista Telle, hoy desaparecido. Corría el año 1982.

Se avanzó por la calle el Salvador, conociendo los conflictos generados con los árboles en las aceras, y reflexionando cómo afrontarlos, llegando al Rincón de Sventenius y los tulíperos del Gabón, en la zona de La Mareta.

En la calle El Roque se explicó el origen volcánico de este nombre, así como se vio la fachada oeste de la antigua finca de Arnao, con una placa, jardines y árbol monumental, pino de oro junto a un ficus.

La protección y conservación de los suelos fue tema recurrente por su relación con la salud y supervivencia de los árboles en la ciudad; también la palmera canaria y las plagas que les atacan se vieron como un tema a tratar con una visión más integral y con nuevos criterios. Un análisis que fue expuesto es la necesidad de una mayor presencia de nuestra flora canaria por su capacidad de adaptación al medio y sus menores requerimientos en riegos.

En la zona histórica de San Francisco se vio el ciprés singularizado y el árbol bonito de San Francisco. Se continuó hasta la plaza de la Ermita de San Pedro Martín, donde se contemplan los ejemplares de Palmeras del Bailadero, también en el catálogo de árboles singulares, así como la palmera más alta de Telde, con 32 metros de alto. En la plaza de San Francisco se dedicó un testimonio a los dragos y se habló del de la Latonería del Diablo, trasladado a este lugar y que terminó por sucumbir por la acción insensible de un vecino. Otro drago que ya no se encuentra entre nosotros es el de la casa de los Arocha, un ejemplar centenario desaparecido en el San Juan patrimonial.

Finalizó la ruta en la Casa Verde municipal de la zona de Cendro conociendo el aguacatero más grande del municipio, singularizado por el Cabildo y el Ayuntamiento mediante sus catálogos de protección, y con una degustación de sandías y melones de producción local aportada por Alborinco y que animó a los asistentes a la compra de dichos productos cultivados en el municipio.

Te invitamos a la Primera Ruta guiada por el Arbolado urbano de Telde

COMUNICADO DE PRENSA Junta Directiva de Turcón

Turcón programa la Primera Ruta guiada por el Arbolado urbano de Telde.

Callejeando por las señas del arbolado histórico y singular de Telde.

Con este sugerente título el colectivo Turcón Ecologistas en Acción invita a la ciudadanía a conocer rincones, árboles singulares y jardines del municipio. Será el sábado día 01 de octubre con punto de inicio en el Parque Urbano de Arnao a las 10:00 horas de la mañana.

Los ecologistas teldenses quieren sensibilizar y poner en valor el patrimonio vegetal del municipio y a través del senderismo dar a conocer la memoria de los longevos árboles urbanos de Telde, evocación de una mirada mantenida en la retina de diversas y plurales generaciones.  Árboles en la ciudad, espacios de tranquilidad, bienestar, supervivencia y vida.

Reconocemos desde este grupo ambientalista que “Necesitamos árboles en la ciudad para adaptarnos al cambio climático y tener espacios urbanos más habitables. Hay que estudiar los retos del futuro, las oportunidades, rediseñar la trama urbana para convivir con el árbol y resolver los posibles problemas que se han presentado en los espacios públicos”.

Descubriendo y callejeando por vetustas señas verdes del municipio.

La propuesta de itinerario a pie será desde el parque de Arnao, lucha ecologista de finales de los años 80 y principios de los 90, donde existieron armoniosos dragos singulares, así como, la idea primigenia del centro ambiental de recursos ecológicos de la Casa Verde.

Desde esa zona se bajará al aguacatero junto al IES José Arencibia Gil, testigo privilegiado del Telde agrícola, para posteriormente subir por la calle el Salvador, conociendo los conflictos generados con los árboles en las aceras, reflexionando cómo afrontarlos y llegando al Rincón de Sventenius y los tuliperos del Gabón.

El callejeo de los participantes les llevará a conocer los árboles singulares de Los Llanos, San Francisco y San Juan, terminando la ruta en la Casa Verde municipal de la zona de Cendro conociendo el aguacatero más grande del municipio, singularizado por el Cabildo y el Ayuntamiento mediante sus catálogos de protección.

La importancia de los árboles en la ciudad

Los árboles, los espacios verdes urbanos, los ejemplares singulares, mejoran el medio ambiente, ennobleciendo nuestras ciudades. Estos elementos vegetales constituyen un patrimonio arbóreo único que forma parte de la memoria y cultura de un pueblo y son precursores de la biodiversidad en las ciudades, lo que implica que sea de interés público su protección y conservación, el preservarlos de cualquier atentado que desmejore su estado o supervivencia. Hay que señalar que tanto estos espacios arbolados como los individuos son centros de atracción y de interés con una función educativa, cultural, social y económica. La educación y concienciación medioambiental es la base, es una herramienta educativa que busca el respeto y la conservación.

Los árboles son los auténticos “sumideros de carbono”, lo que contribuye a mitigar los efectos del Cambio Climático en las ciudades.

Colaboración de la administración pública

Esta ruta cuenta con la colaboración de la Consejería de Participación Ciudadana del Cabildo de Gran Canaria y de la Concejalía de medio ambiente, parques y jardines del Ayuntamiento de Telde.

La Primera Ruta guiada, será el sábado día 01 de octubre, comenzando en el parque urbano de Arnao, a las 10:00 horas. La participación es libre y gratuita. Aquellas personas que deseen más información podrán escribir al email de la asociación: turconsenderismo@gmail.com

Turcón participa en la constitución de la Mesa del Arbolado Urbano de Gran Canaria

Una iniciativa auspiciada desde la Federación Ecologista Canaria Ben Magec, junto con la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria – RSEAPGC y la Asociación para la defensa del árbol y del Paisaje de Gran Canaria – ADAPA.

Se constituyó en el día de hoy con más de 40 representantes vecinales, instituciones públicas, colectivos vecinales, plataformas ciudadanas, grupos ecologistas, amantes de la tierra, los árboles y su defensa.

A dicha reunión acudió la presidenta del Colectivo Turcón, Consuelo Jorges, junto a otros miembros de la junta directiva. En dicho acto esbozó la creación también de la Mesa del Árbol en Telde, proyecto impulsado con ilusión por los ecologistas teldenses que ya tienen avanzada una ruta por los árboles urbanos singulares y una jornada técnica sobre la misma temática a definir los ponentes dinamizadores.

Entre los temas que se van a abordar en las próximas fechas, el estudio y mejora de la Iniciativa Legislativa Popular del Arbolado Urbano que se debate en la actualidad en el Parlamento de Canarias con la idea de fomentar el debate e introducir aquellas ideas más beneficiosas y que potencien un texto vivo, debatido y con la participación ciudadana.

Aprovechando el numeroso foro de participantes, se puso especial énfasis en la importancia de los árboles de la ciudad, su papel beneficioso para mitigar los efectos del cambio climático, así como la puesta en valor e importancia de los árboles en la educación de los colegios, además de ser un elemento regulador a nivel vital y emocional reconocido por múltiples estudios.

Ciudades, parques, jardines. Espacios de bienestar, salud y biodiversidad.

Las ciudades son responsables del 75% de las emisiones de dióxido de carbono del planeta, principalmente por el uso de energía en edificios y en movilidad. Su única contribución significativa a la captura de carbono la realiza su infraestructura verde: los parques, jardines y otros espacios vegetales que presentan suelos orgánicos. Estos espacios capturan carbono y agua, reducen la temperatura ambiente y mejoran la calidad del aire, al tiempo que actúan como refugio climático, de biodiversidad y depósito de biomasa. Los parques y jardines constituyen desde sus inicios un verdadero sistema natural de bienestar y salud pública universal.

La presencia de Turcón en esta iniciativa es una nuestra más del compromiso de esta entidad con las zonas arboladas, el paisaje y con el árbol en la ciudad como territorio que dé continuidad a espacios de naturaleza urbana en armonía.