Amnesia de altura

Juanjo Jiménez

La Provincia, 21-1-2009

La Gran Canaria interior se está despoblando. No tanto las cabeceras de los municipios de medianías y cumbres, que siguen manteniendo mal que bien sus menguantes censos, pero sí los pagos pequeños, aquellos que estaban vivitos y coleando gracias a la ganadería y la agricultura.

La cosa principal uno, pues que no hay vacas. Si acaso unas cabrillas, que son más fáciles de llevar. Y la cosa principal dos, que no está el canario nacido a finales del siglo XIX o principios del XX, el que pertenecía a la generación que aún mantenía la memoria viva de la transmisión oral, aquella que también fue a la guerra, y que a su vez recordaba vivamente las cosas de sus abuelos, de cómo llevaron los roperos de la casa encima de un burro, o encima de ellos mismos durante kilómetros y kilómetros de barrancos. Sí acaso quedan sus hijos, generalmente un matrimonio que hace varias décadas reside solo y cuyos hijos se fueron a trabajar al sector servicio en los 60 y en los 70.

Sigue leyendo