• Archivos

  • Archivo por días

    febrero 2017
    L M X J V S D
    « Ene   Mar »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728  
    • 796.207
  • Comentarios recientes

    Jose en Diego Conde ya tiene su p…
    Presentan alegacione… en TURCÓN PRESENTA ALEGACIONES AL…
    Medioambiente: ‘Del… en Programa anual 2019. Compromis…
    La diferencia entre… en Turcón considera intolerable l…
    Directorio 15M en Denuncia a Europa: en defensa…
  • Meta

  • Categorias

  • Anuncios

Los valores históricos, culturales y económicos de los ingenios azucareros de Telde

por Jesús Ruiz Mesa

La caña de azúcar en Canarias, la historia de una planta y su cultivo  que en muchas ocasiones ha sido motivo de monográficos, coloquios, debates, conferencias, exposiciones, estudios, investigaciones arqueológicas,  que han sido recopilados y publicados en ediciones, que nos acercan a este tema de gran importancia como lo fue para la cultura y economía con repercusiones en la sociedad del siglo XVI, el cultivo de la caña de azúcar en nuestra isla y mantener aquella producción agrícola industrial capaz de sobresalir entre otras, con un mercado predominante en la Europa de aquel tiempo.

Sobre este tema central se centró la charla taller que impartió el Licenciado en Geografía e Historia y especialista en Arqueología, José Ángel Rodríguez Fleitas, organizado por el Colectivo Turcón Ecologistas en Acción e impartido en el Molino del Conde sede del Círculo Cultural de Telde, que tuvo lugar el viernes 24 de febrero.

Una ocasión al mismo tiempo para entender la necesidad de un nuevo Encuentro con la Historia, con el vínculo reivindicativo por el rescate de Los Picachos, restos y señas del ingenio azucarero en la que cada año hay una cita para, mirando a nuestra propia historia, mostrar la necesidad de tomar acciones para preservar uno de los puntos significativos y emblemáticos de Telde y de la isla, donde surgieron los antiguos mecanismos y procedimientos para el proceso de la elaboración del azúcar como resultado del extenso cultivo de la caña que por aquel entonces ocupaba estos territorios. El ingenio de Los Picachos que, a pesar del tiempo y su deterioro, aún conserva los pilares o torres, soporte de las conducciones de agua que por gravedad caían hasta la muela o piedra donde era triturada la caña. Telde tiene una deuda con su historia y es necesario conservar este último legado cultural, en la recuperación y restauración de lo que fue el ingenio azucarero de Los Picachos.

Con el apoyo de sugerentes imágenes que informaron gráficamente de la procedencia, establecimiento, adaptación y evolución de la caña de azúcar y sus procesos de elaboración  Rodríguez Fleitas expresó los inicios de esta cultura en 9.000 a. C. durante el neolítico, cuando ya el humano buscaba y obtenía la preciada miel de panales escondidos o entre árboles para alimentarse o “endulzar” su alimento, ya existía el gusto ancestral por la miel. Se muestra dentro del arte rupestre dibujos de esta acción como la situada en la Cueva de la Araña, en Bicorp, Valencia (9.000-6.000 a.C.). La caña de azúcar (Saccharum Officinarum), tiene un origen silvestre en Nueva Guinea y Sudeste Asiático, de ahí pasó a China, India, Egipto, Persia, la trajeron enviados de Alejandro Magno, en principio con un valor medicinal extraordinario. En el siglo X se introduce en Al Andalus, zonas de Granada, Motril, Málaga, La Axarquía y es exportada a toda Europa.

Este cultivo fue introducido en las Islas Canarias a través de Madeira, a raíz de la conquista a fines del siglo XV. Durante unos cien años a finales del siglo XVI, la actividad económica de las Islas Canarias girará en torno al cultivo de la caña, su elaboración y transformación para producir azúcar y su posterior comercialización en los mercados europeos.

La caña se transformaba en azúcar y otros derivados en los ingenios azucareros, unos primitivos complejos industriales. En torno a los mismos se asentaba una mano de obra que empleaba, siendo así el origen de algunos de nuestros pueblos y barrios. El barrio de Los Llanos de Telde tuvo su origen en los ingenios azucareros instalados en el lugar.   La principal maquinaria empleada en los ingenios era la prensa para triturar la caña, en los llamados trapiches o molinos azucareros de tracción animal. Los ingenios más importantes utilizaban la fuerza del agua (molinos hidráulicos) para moler la caña. El ingenio, además, comprendía otras dependencias necesarias en el proceso de elaboración del azúcar y sus derivados.

En la isla de Gran Canaria son numerosos los topónimos que se conservan y que hacen referencia al pasado azucarero: la Villa de Ingenio, (cuyo escudo municipal representa un ingenio azucarero), Ingenio de Santa Lucía, Ingenio Blanco en Guía, Trapiche de Firgas, Almatriche en Las Palmas de Gran Canaria, etc. Un cultivo que originó una verdadera forma de vida estableciéndose en los mejores terrenos escogidos para su cultivo. Lamentablemente de esta importante actividad pocos son los restos que han perdurado hasta la actualidad. Con las últimas investigaciones arqueológicas, excavaciones y búsqueda de edificaciones destinadas a los ingenios se han podido localizar y sacar a la luz vestigios de cómo eran y funcionaban sus mecanismos, materiales utilizados, y las razones de su ubicación y su entorno. En Agaete aparecen los restos del ingenio, su acueducto y formas azucareras del mismo. Como último hallazgo el ingenio de Soleto en Guía.   Sigue leyendo

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: