• Archivos

  • Archivo por días

    octubre 2015
    L M X J V S D
    « Sep   Nov »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
    • 670,128
  • Comentarios recientes

    Manolo on Hasta luego amigo Fran…
    La importancia histó… on Crónica de la presentación del…
    Dolores on Hasta luego amigo Fran…
    Maldito fuego traici… on Hasta luego amigo Fran…
    Holi Julio, ¡qué gan… on Abierto el plazo para la inscr…
  • Meta

  • Categorias

Alegaciones al Plan General Supletorio de Ordenación en el Oasis de Maspalomas

cropped-cabecera.jpg

Turcón y la Federación Ben Magec Ecologistas en Acción presentan Alegaciones al Plan General Supletorio de Ordenación del municipio de San Bartolomé de Tirajana. Modificación de la ficha urbanística en la zona del Oasis de Maspalomas.
En sendos escritos presentados en la Consejería de Obras Públicas, Transportes, y Política Territorial del Gobierno de Canarias y en el Ilustre Ayuntamiento de la Villa de San Bartolomé de Tirajana hacen una serie de apreciaciones y alegaciones al documento en información pública para que sean tenidas en cuenta en el proceso de toma de decisiones.

Viales en pleno Oasis

Viales en pleno Oasis

El Plan General de Ordenación Urbana de San Bartolomé de Tirajana, en su aprobación inicial, mantiene sobre el Oasis de Maspalomas los mismos criterios de edificación y planeamiento urbanísticos que fueron rechazados por una gran parte de la sociedad canaria y especialmente de las instituciones insular y regional.

Como se recordará, y para garantizar la protección y recuperación de esa zona de especial interés medioambiental, el Cabildo de Gran Canaria presentó una declaración de Bien de Interés Cultural que pretendía evitar un aumento de las edificabilidades ya presentes en la zona, al tiempo que proponía una serie de propuestas tendentes a la recuperación de ese espacio público singular y de gran valor ecológico y paisajístico.

El Gobierno de Canarias, mediante decreto publicado en el Boletín Oficial de Canarias del 8 de agosto de 2014, rechazó la incoación del citado BIC pero planteaba una serie de medidas tendentes igualmente a revertir el deterioro medioambiental sufrido en esa zona, y de forma nítida impedía cualquier actuación urbanística que permitiera levantar nuevas construcciones en la zona del Palmeral. En dicho acuerdo se dice textualmente que procede “iniciar procedimiento de suspensión de las determinaciones urbanísticas en el ámbito de suelo urbano consolidado de la Urbanización Oasis Maspalomas” con el fin de alcanzar los siguientes objetivos:

1. Protección máxima del hábitat del Palmeral garantizando su disfrute público.

2. Integración del palmeral en la zona litoral proponiendo la relación entre ambos sistemas, sustituyendo, en su caso, las edificaciones existentes por espacios libres.

3. Garantizar las cuencas visuales de los usos públicos, que incluyan el palmeral y la zona litoral, buscando la permeabilidad con la zona de costa.

4. Potenciar el entorno del Faro de Maspalomas, proponiéndose ampliar los espacios libres, implementando los ya existentes junto al mismo, realzando su valor histórico declarado como BIC, sus perspectivas y las cuencas visuales mediante el retranqueo de la totalidad de las edificaciones existentes en este ámbito.

5. Trasladar las edificabilidades complementarias existentes al igual que las turísticas, incluyendo su capacidad de plazas alojativas a otras ubicaciones, cuando limiten los anteriores objetivos. El acuerdo del Consejo de Gobierno es particularmente explícito en las intenciones que se persiguen para la zona, en coincidencia con la demanda del propio Cabildo de impedir la demolición del Hotel Oasis para construir un nuevo hotel con mucho más volumen edificatorio que actuaría como pantalla del palmeral y lo ocultaría, anulando aún más las ya de por sí inexistentes zonas verdes públicas de un espacio castigado por históricas infracciones urbanísticas que de facto han supuesto la privatización de sus zonas públicas. Así el decreto señala que “la suspensión tiene como finalidad, por tanto, garantizar la ordenación integral de esta zona desde el punto de vista ambiental y especialmente la recuperación del hábitat del palmeral de Maspalomas (…) como bien de uso y disfrute público.

Para que el Gobierno de Canarias alcanzara este acuerdo fue necesaria una amplia movilización de colectivos ambientalistas, científicos, historiadores, arquitectos, urbanistas, ecologistas, etcétera que como señalábamos anteriormente desembocaron en la incoación de un expediente de Bien de Interés Cultural (BIC) por parte del Cabildo de Gran Canaria. Aunque el Gobierno desestimó tal petición, asumió tal intención proteccionista con la elaboración del citado decreto y encargó a Gesplan las negociaciones y determinaciones oportunas para la reordenación de la zona. Resulta sorprendente que teniendo esa instrucción y cometido el mismo organismo que se ha encargado de la redacción y elaboración del PGOU de san Bartolomé ahora sometido al periodo de exposición pública, no haya incorporado a este documento todas las determinaciones e instrucciones ordenadas por el Gobierne de quien depende orgánica y funcionalmente.

Por todo ello, y dado el amplio respaldo que tal demanda de protección ha encontrado en la sociedad grancanaria, y en las instituciones insular y regional, es por lo que se presenta alegación para que el actual documento de PGOU sea modificado y se incorporen todas las determinaciones ya estudiadas y señaladas para garantizar la recuperación de ese espacio público y se reordene urbanísticamente de acuerdo a las indicaciones publicadas en el decreto de 8 de agosto de 2014.

a. – Hemos apoyado la iniciativa de proteger el Oasis de Maspalomas, no sólo recogiendo una vieja aspiración de la sociedad de Gran Canaria y de distintos movimientos sociales, sino porque podía abrir una nueva etapa de cómo entender y defender el territorio, sobre la base del más escrupuloso respeto al medio natural, a los intereses de la sociedad. En particular, transmitiendo los deseos de las nuevas generaciones para que haya una nueva forma de tomar las decisiones sobre su territorio, de manera democrática y bajo el interés colectivo.

b. – TURCON Ecologistas en Acción y la Federación Ecologista Canaria Ben Magec- Ecologistas en Acción se personó en el expediente del Bien de Interés Cultural (BIC) para el Oasis-Palmeral de Maspalomas, promovido en 2014 por el Cabildo Insular de Gran Canaria, dejando claro que era positiva la intención de proteger el ecosistema original del Oasis frente al urbanismo feroz que había imperado. Ello pese a considerar que era insuficiente, y que dicha propuesta debería ser la tónica general para otros espacios emblemáticos del Archipiélago, como Granadilla, Majanicho, Tindaya, La Geria, etc. Por ello apostamos porque el suelo del Oasis-Palmeral de Maspalomas continúe como rústico y con, al menos, las protecciones que tiene actualmente, ya que aspiramos que en un futuro toda el área sea recuperada para la naturaleza eliminando las construcciones y viales que en él existen.

c. – Ha sido muy positivo el intenso debate en torno a este tema, que demuestra cómo se han movido, y se siguen moviendo, los grandes intereses especulativos, sin escrúpulos, que hipotecan nuestro escaso territorio, destruyendo algunas de las mejores zonas paisajísticas, infinidad de recursos naturales de gran valor, imponiendo sus ambiciones sobre el interés general, como hemos con la cadena RIU, plegando a las instituciones públicas, como el propio Gobierno de Canarias, cuando no haciéndolo cómplices, a sus mezquinos intereses. Aunque la sociedad canaria viene tomando consciencia, entre otras cosas con su voto, de estas actuaciones antidemocráticas para favorecer una política de tierra quemada sobre el territorio, volvemos a asistir a otro nuevo atropello.

d. – Turcón – Ecologistas en Acción y Ben Magec – Ecologistas en Acción, denuncian el acuerdo del gobierno, porque desprecia el cualificado trabajo de decenas de profesionales, que apostaban por reconocer el valor no sólo natural, sino histórico de Maspalomas. Pero aún es más denunciable, que nuevamente el urbanismo, política territorial y el señor Berriel (que es como poner al lobo a cuidar a los corderos), se pongan al servicio de los intereses privados de empresas como RIU o LOPESAN, despreciando el derecho colectivo y constitucional, recogido en la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias, que ampara el reconocimiento y el disfrute de la cultura, el patrimonio histórico y la naturaleza.

e. – Asistimos otra vez, a la política de imposición de este Ayuntamiento, que se dice ecologista, suspendiendo el planeamiento, como hecho cada vez menos excepcional, para amañar una recolocación de intereses privados sobre el territorio, que además les generará beneficios complementarios, haciéndonos creer que se trata de una medida de inspiración medioambiental y por el interés general. El procedimiento de BIC, con un año de desarrollo, con el respaldo de numerosos informes técnicos e institucionales, con todas las garantías de participación pública y democrática, después de contar con el respaldo del propio Consejo de Patrimonio Histórico del Gobierno, ha sido ninguneado, para resolver, por decreto y sin las más mínimas garantías democráticas la preservación del Oasis. ¿Cómo creernos que así se protegerá el Oasis, qué ahora sí les interesa las palmeras, que ahora sí están del lado de la sociedad y de su futuro? ¿Quién hará seguimiento de esas medidas, quién las controlará, qué garantías tememos de que se cumplan? ¿Si querían preservar el Oasis, por qué no apoyan el BIC?. Entre creer a Paulino, Inés Rojas y Berriel (artífice de escándalos como Tindaya o Granadilla) y creer a un procedimiento reglado y participado como un BIC, está claro donde está, al menos, el sentido común.

f. – Nos oponemos por tanto a la recalificación del lugar a “suelo urbano turístico”, pues supondrá dar vía libre a proyectos demagógicos y contrarios a la defensa del lugar. En especial a la intención que tiene la Cadena RIU de derribar el complejo que disfruta en la actualidad para la reconstrucción de lo que se ha llamado un “mamotreto” que sepultará parte del palmeral y esconderá el resto por considerarse como una pantalla urbanística. Los canarios ya muchas veces en su expresión popular reclaman que el lugar se proteja y en el futuro se recupere íntegramente para lo que fue hasta los años sesenta, un lugar ecológico de primer orden donde primaba la naturaleza, el medio ambiente y los valores intrínsecos que contenía, ahora prostituidos y rebajados a la mínima expresión.

g. – La sociedad canaria nos demandará un día con nombre y apellidos de los responsables de tal barbaridad. De no haber hecho nada por evitarlo y recordará a los responsables por llevarlo a cabo.

Por todo lo expuesto nos oponemos a la modificación del suelo en Oasis de Maspalomas por las afecciones expuestas, por demandarlo la ciudadanía canaria y por responsabilidad con nuestra naturaleza, nuestro Medio Ambiente y los principios de defensa de la misma. Entendemos que de llevarse a cabo supondrá un deterioro mayor al que hay actualmente y sobre todo hipotecar para los años venideros el patrimonio ecológico, por ello venimos a decir que se afectará gravemente al Medio Ambiente, la Naturaleza y los futuros planes de recuperación, por ello apelamos a la aplicación de los principios del artículo 45 de la Constitución que nos obliga a preservar el medio ambiente, a conservarlo y preservarlo. Artículo 45. 2. Los poderes públicos velaran por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad pública. Por lo aquí mostrado venimos a decir que la administración hace oídos sordos a las movilizaciones sociales demandando la protección y ejecución de planes de protección para el espacio que nos ocupa. Por ello DENUNCIAMOS PUBLICAMENTE que la administración, en este caso LA CONSEJERÍA DE OBRAS PÚBLICAS TRANSPORTES, Y POLITICA TERRITORIAL supuestamente con esta iniciativa, a nuestro entender cometerá delito de prevaricación, de continuar con el mismo y al amparo del artículo 45. 3 de la Constitución Española. Para quienes violen lo dispuesto en el apartado anterior, en los términos que la ley fije se establecerán sanciones penales o, en su caso, administrativas…. Por lo que exigiremos en los tribunales se persiga y sancione el actuar contra la voluntad ciudadana y no acatar lo que demanda y por tanto ser contrarios a los intereses de la sociedad. Pues estamos siendo testigos de cómo la administración utiliza métodos nada ortodoxos para favorecer intereses privados y contrarios a los públicos.

Turcón – Ecologistas en Acción
Federación Ecologista Canaria Ben Magec Ecologistas en Acción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: