• Archivos

  • Archivo por días

    febrero 2013
    L M X J V S D
    « Ene   Mar »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728  
    • 686,515
  • Comentarios recientes

    Saltan las alarmas c… en Los manantiales: próxima …
    ELENA en Encuentro entre senderistas
    Honorio en Barranco de Fataga, hoy i…
    Manolo en Hasta luego amigo Fran…
    La importancia histó… en Crónica de la presentación del…
  • Meta

  • Categorias

Segunda ruta infantil de Turcón.

Con más de 25 niños, las rutas infantiles programadas por Turcón para este año 2013, están tomando cuerpo y, con una participación que roza el overbooking, van cumpliendo sus objetivos.red1

No obstante, la planificada para ayer sábado en Caldera Los Marteles-Guayadeque se tuvo que cambiar por el tiempo frio y lluvioso que hizo en la zona cumbrera de Gran Canaria (la noche anterior, junto con el amanecer lluvioso del sábado, aconsejaban reformular el itinerario para el pleno disfrute de los jóvenes senderistas).

Por tanto, los guías de Turcón, optaron por cambiar el itinerario y llevar a los niños a la zona sur, donde el tiempo soleado acompañó a todos los participantes. En total 58 personas realizaron la ruta, de las cuales, 25 eran menores de edad.

red3

Se optó por hacer una ruta circular por el palmeral de Arteara (municipio de S. B. de Tirajana), de apenas 3,5km, más el añadido del paseo a camello (dromedario hablando con propiedad) del que disfrutaron todos los jóvenes. El menor de ellos, Adrián con 3 años y la mayor de 15 años; María C., completaron la excursión con satisfacción y terminaron disfrutando del pequeño centro zoológico de Arteara.

La geología de Arteara

Este punto está situado en el margen derecho del barranco de Fataga, prácticamente en su curso medio, a una cota comprendida entre los 350 y los 400 metros de altitud sobre el nivel del mar. Los materiales en los que está excavado el barranco de Fataga son de los más antiguos de la isla; concretamente, se les atribuye una edad en torno a los 9 millones de años. Desde entonces esta zona ha estado libre de cualquier tipo de actividad volcánica, viéndose únicamente sometida a un intenso proceso erosivo.

El aspecto caótico de este lugar se debe a la acumulación de rocas de fonolitas procedentes de un gran derrumbe del risco, que se esparcieron sobre la terraza del barranco. Los túmulos que forman el cementerio aborigen fueron hechos aprovechando estas rocas. Este derrumbe fue el último episodio en la formación del relieve del barranco y comenzó hace unos 26.000 años, producto de la erosión  provocada por el agua. En este periodo se produjo el desmantelamiento parcial del frente del desprendimiento para dejar paso al barranco de Fataga. La ampliación del lecho del barranco actual por el desgaste de los materiales que conforman la vertiente donde se asienta el yacimiento arqueológico, coloca a los fragmentos del frente rocoso, al borde del precipicio.

Cementerio de Los Canarios

Situada en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, la necrópolis prehispánica de Arteara (o Artedara) es una estación arqueológica en la que se identifica la presencia de estructuras de enterramiento realizadas con piedra local, formando montículos sin argamasa aparente. En otros lugares de Gran Canaria se localizan, también, este tipo de estructuras en coladas basálticas tipo malpaís. Sin embargo, en Arteara se encuentran sobre los restos de un gran desprendimiento procedente de la vertiente derecha del barranco de Fataga, que, curiosamente, tiene cierto aspecto de malpaís.

A este yacimiento se puede acceder desde el sur del caserío de Arteara, sobre la margen derecha, a escasos metros de la carretera. La zona funeraria está rodeada de un pequeño muro de piedras del que solo se conservan algunos tramos. El cementerio tiene más de 137.000 metros cuadrados y, con el tiempo, llegó a albergar el mayor conjunto funerario del archipiélago canario, con más de ochocientos enterramientos, individuales y colectivos. Fue datado en el siglo IV a. C.; primeramente se llamó Merentafa o Merendaga, y es en el año 1710 cuando, a la firma de su testamento, Mateo Pérez de Villanueva señala que el primitivo nombre ha sido transformado por los vecinos, llamándolo Artedara.

La necrópolis de Arteara es un lugar sagrado, por lo que se ruega que se respete y cuide el sitio.

Para más información acerca de este cementerio aborigen, recomendamos la lectura de los  libros:

  • La necrópolis de Arteara: síntesis imposible, de Rosa Schlueter Caballero (edición de 2009).
  • Descubriendo Gran Canaria: reserva de la biosfera, de Álvaro Monzón (edición de 2012).
  • La Mochila de C7, un coleccionable del periódico Canarias-7, edición de 2011.

red4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: