• Archivos

  • Archivo por días

    noviembre 2012
    L M X J V S D
    « Oct   Dic »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  
    • 798.853
  • Comentarios recientes

    Jose en Diego Conde ya tiene su p…
    Presentan alegacione… en TURCÓN PRESENTA ALEGACIONES AL…
    Medioambiente: ‘Del… en Programa anual 2019. Compromis…
    La diferencia entre… en Turcón considera intolerable l…
    Directorio 15M en Denuncia a Europa: en defensa…
  • Meta

  • Categorias

Litoral de Arucas

El Colectivo Turcón-Ecologistas en Acción realizó, en el día de ayer, la ruta por el litoral de Guía, Moya y Arucas.

Unos 25 participantes culminaron con éxito la caminata propuesta.

El itinerario comenzó sobre las 9:00 horas de la mañana en la zona de San Felipe, para después continuar por todo el litoral hasta llegar a Tinoca sobre las 17:00 horas.

Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la contaminación acústica.

Otra vez más, de nuevo, nos encontramos ante una demanda contra nuestro país por contaminación acústica. A los asuntos sobre el exceso de ruido en plantas de tratamiento de residuos sólidos (as. López Ostra, 1994), transformadores eléctricos (as. Ruano Morcuende, 2005), zonas declaradas acústicamente saturadas (as. Moreno Gómez, 2006) o discotecas (as. Martínez Martínez, 2011), se une ahora el caso que nos ocupa, que tiene su origen en una demanda de dos ciudadanos españoles, residentes en un pueblo de Alicante (Redovan), por los ruidos y la contaminación industrial (polvo) procedente de la explotación de una cantera situada a unos 200 metros de su casa, que también era utilizada como taller textil. 

Sentencia del TEDH de 3 de julio de 2012, demanda núm. 61654/08, Martínez Martínez y Pino Manzano contra España.  Autor de este artículo: Enrique J. Martínez Pérez, profesor contratado doctor de la Universidad de Valladolid para Actualidad Jurídica Ambiental.

Palabras clave: Contaminación acústica, Suelo urbanizable programado industrial, Canteras, Respeto de la vida privada o del domicilio

Resumen:

El edificio se construyó sobre un terreno inicialmente calificado como rústico y luego como suelo urbanizable programado industrial. Su largo periplo judicial comenzó ante la jurisdicción penal, donde fue sobreseída la causa. En el marco de dicho procedimiento el SEPRONA determinó que se superaba sólo mínimamente el nivel de ruido permitido por las noches y que sólo las oficinas (no el interior del domicilio) aparecían recubiertas de una capa de polvo.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: