• Archivos

  • Archivo por días

    octubre 2012
    L M X J V S D
    « Sep   Nov »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
    • 690,220
  • Comentarios recientes

    Sauver l'eau na… en Turcón y su presidente Honorio…
    Multa para Turcón po… en Apropiación y entubado de las…
    Saltan las alarmas c… en Los manantiales: próxima …
    ELENA en Encuentro entre senderistas
    Honorio en Barranco de Fataga, hoy i…
  • Meta

  • Categorias

Libro en Artenara, Espiño Meilán habló de la playa donde discurre su novela

El pasado sábado, día 6 de octubre, a las 20:00 horas, en el Centro Municipal de Cultura de Artenara, el profesor y ecologista, José Manuel Espiño Meilán, presentó su libro “Los Silencios de Punta de Las Arenas”. Le acompañaron:

  • Dña. Eva Díaz Melián – Alcaldesa de Artenara.
  • Don Antonio Medina Bolaños – Concejal de Cultura.
  • y Don José A. Luján – Cronista Oficial de Artenara.

Ante un nutrido grupo de lugareños y visitante, José Manuel Espiño expuso su último libro que viene a ser una novela que transcurre en la Punta de Las Arenas, la única playa del municipio cumbrero. Según el escritor y ecologista, es “un paraíso terrenal guardado celosamente por el viejo Zacarías, un pescador aldeano. Allí los tiempos de los seres que la habitan son diferentes. La música también: sones de mar y viento, arena y soledad”.

Espiño, en su libro, relata que “escondido en el oeste de la isla, tras la inmensa sombra que proyecta la cordillera de Tamadaba y Tirma, la noche se vuelve eterna, provocando un amanecer tardío. Una creciente claridad invade el espacio donde me encuentro, devolviendo sus colores a plantas, rocas y arena. De pronto, un sol resplandeciente -frío aún- surge a mi espalda asomándose tímidamente por las lejanas cumbres de Tejeda y las riscaderas de Inagua.

 

En uno de sus capítulos, el libro nos descubre que “desnudo como estoy me desperezo a lo salvaje, abandonando el saco y acercándome a la pequeña playa donde unas olas mansas que acaban de recobrar su tonalidad azulada, me invitan  a jugar con ellas. Mojo la cara con ambas manos y camino unos pasos dentro del agua. Una poza profunda de aguas transparentes invita a un margullo. Allá voy… ¡De cabeza! Me despabilo al instante. Una alocada dispersión de samas, viejas y palometas sucede ante mis ojos. Un par de brazadas más y regreso a la orilla. Sin necesidad de toalla alguna, dejo que el aire realice su labor. ¡Qué placer poder disfrutar de este contacto íntimo con la naturaleza! Estoy orgulloso de sentirme dueño de una voluntad capaz de obrar con audacia y valentía tomando una decisión difícil, la de abandonar todas las comodidades inherentes a una civilización que, al mismo tiempo, me anula como individuo”.

 

Anuncios

Una respuesta

  1. felicidades espiño, muy buen libro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: