• Archivos

  • Archivo por días

    octubre 2012
    L M X J V S D
    « Sep   Nov »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
    • 706,492
  • Comentarios recientes

    RUTA DE SENDERISMO B… en Ruta senderismo al Barranco de…
    Manuel Ramon en Ya hemos recurrido la licencia…
    RAFAEL GARCIA FRANCO en Ya hemos recurrido la licencia…
    Sauver l'eau na… en Turcón y su presidente Honorio…
    Multa para Turcón po… en Apropiación y entubado de las…
  • Meta

  • Categorias

“DESCUBRIENDO GRAN CANARIA: RESERVA DE LA BIOSFERA”, OBRA DE ÁLVARO MONZÓN SANTANA PRESENTADA EN ARUCAS

La pasada noche del jueves 4 de octubre fue presentada en el Centro Municipal de Cultura de Arucas la última obra del escritor teldense Álvaro Monzón Santana, “Descubriendo Gran Canaria: Reserva de la Biosfera”. El acto coordinado por el Vicepresidente de La Vinca Ecologistas en Acción, Mario S. Marrero Arencibia, presentado por el Cronista Oficial de Gran Canaria y Las Palmas, D. Juan José Laforet Hernández, con la intervención del autor del libro, Álvaro Monzón.

Crónica y fotos realizada por el colaborador cultural Jesús Ruiz Mesa

Previas las intervenciones se presenta un audiovisual sobre Gran Canaria realizado por el fotógrafo Marcos Martín, colaborador  de imagen de La Vinca y Turcón Ecologistas en Acción. Interviene el Cronista Oficial de Gran Canaria Juan José Laforet que expone: “Buenas noches, muchas gracias por darme la oportunidad de estar esta noche en esta presentación de tu libro, en un homenaje a un trabajo excelente, nos hemos pasado la vida por los senderos de Gran Canaria, somos  muchísimos los que desde la niñez transitando los senderos, caminos de la isla. Felicitar el trabajo audiovisual de Marcos Martín, de una fuerza expresiva muy bella, de alguna manera resume el sentir de lo que es el espacio de Gran Canaria, que nos motiva y antes de intervenir venía observando el extraordinario paisaje al subir a Arucas, en esta hermosa tarde se veía Tenerife al fondo, por la atmosfera tan limpia me llevo la triste imagen de las palmeras y los dragos secándose, y creo que no son elementos decorativos, son seres vivos que es necesario cuidarlas, mimarlas un poco más, tan poco piden tanto, gracias a estas aguas que empiezan a caer que no se pierdan los palmerales que creo en su día plantó Jaime O’Shanahan en un vivero donde hay un montón de especies de la isla, y los veo al hacer deporte, es necesario cuidar con urgencia todo.

En 1956 Luis Benítez Inglott, poeta y abogado municipal, escribió un artículo donde hablaba del entorno de Bandama a propósito de la construcción del campo de golf de aquella zona, y él decía una zona perdida de la isla que no había tenido la oportunidad de conocer y me llama la atención su hermosura, hoy en día plantear que es un sitio lejano. A mediados del siglo XX, sitios cercanos a Las Palmas eran aún desconocidos por la población. Unos años antes, por los años 30 aproximadamente, Domingo Doreste Fray Lesco, en su famoso artículo del Paisaje de Tejeda, donde se extrae la frase que luego serviría de slogan para Gran Canaria, Continente en miniatura,  figura en los dos primeros renglones de su artículo. Él habla del paisaje de la cumbre, más bien dice, la transcumbre, ese mundo desconocido, ignoto para la mayor parte de la isla, ya en los años 30 la mayor parte de la isla era desconocida para sus habitantes,  o por lo menos para los de Las Palmas.

El propio Agustín Millares Torres habla de que era imposible ir al interior de la isla, hasta que nos abrieron las carreteras hasta la mitad del siglo XIX, porque eran senderos al borde de horrorosos precipicios, frases de su lenguaje romántico, que usaba en sus escritos, recorridos solo por el pie rudo acostumbrados a ello o las herraduras de las bestias. La realidad que la isla hasta la mitad del XIX no cuenta con caminos, adecuados para el tránsito de carruajes, el ejemplo es que para llegar a Arucas se venía en carruajes hasta el Machicao, nombre de familia, allí se abandonaba el carruaje y se continuaba a pie o a caballo.

La isla no se conocía, es interesante plantear esta dicotomía, quienes la conocían tenían que caminarla, la isla a través de los siglos, en la prehistoria que no conocemos, en las historia hasta el XIX, caminando o a lomos de caballos, no había otra forma, a partir del XIX cuando se abren las carreteras esta afición perdura y se va instalando en la gente la idea de andar por la isla, que antes no practicaban. Hay una influencia de los viajeros externos,  de los que viven aquí como la familia Miller, en sus excursiones y acampadas en Los Tilos, luego a principios del XX los exploradores que van a ser el germen  de los grupos de montaña.

La isla empieza a conocerse a través de sus senderos, yo tuve la suerte desde joven de practicar la acampada, el montañismo, con el uso de los mapas militares, no había otra información. Entonces, cuando ahora nos aparece un libro como el de Álvaro, es mucho más que un mapa, mucho más que una propuesta de una ruta, es la propuesta de una isla viva, de un entorno cultural, nos descubre que el senderismo, la montaña,  es también un patrimonio cultural a descubrir. Muchas veces creemos que lo conocemos, pero en las páginas de este libro, yo mismo he descubierto mucha información necesaria, traslada, sobre todo, motivos, que me ilusionan, y cuando él ha salido en sus recorridos, ha efectuado una extraordinaria labor de campo, me recordaba a Grau Bassas, al doctor Chil y Naranjo, a Trujillo, a todos estos pioneros se lanzaron a descubrir en el siglo XIX, el entorno de la isla con sus valores arqueológicos, etnográficos, antropológicos y recopilarlos en un libro, ahí están los de Grau Bassas, no es lo que nosotros necesitamos, es una documentación importante a tener en cuenta.

Entonces en esta obra tenemos una herramienta que nos va acercar mucho al ser y sentir del patrimonio natural, cultural de la isla de Gran Canaria, cuando salimos a hacer senderismo, nos acercamos a algo más que hacer deporte,  en mi caso es un empeño, desde la carrera de montaña, y se conviertan en una manera de observar, disfrutar el paisaje, como en la Transgrancanaria, desde Osorio, unos turistas me preguntaban sitios, y el paisaje desde aquel acto, en ese día era una maravilla. Es importante conjugar deporte con valores naturales, porque además el deportista se tiene que convertir en el primer defensor de ese entorno natural por excelencia, porque disfruta de él, aunque también se encuentra con verdaderos desastres.

Es un compromiso por el deporte el que nos debe llevar, entre todos, a la conservación de esos espacios naturales. El libro presenta una maquetación especial, con carpetas para añadir o extraer cada una de las rutas editadas, puede permitirnos que cada uno convierta este libro en un diario personal de sus salidas al campo, de sus senderos elegidos. Permite extraer la ficha documentada, tu bloc y al regreso añadir las experiencias adquiridas. Al cabo de un tiempo se puede tener memoria de un trabajo personal, es una obra abierta que se puede ir avanzando entre todos, que nos puede permitir encuentre como este, para añadir y debatir sobre su contenido.

Yo creo que es la aportación que tiene la obra y en el futuro con todas estas anotaciones puede dar mucha información. Resaltar también el acceso a una documentación trabajada de forma sistemática, científica, de forma adecuada que se refleja y el amplio panel de colaboradores y asesores del mundo de la historia, de la geografía, y de la ciencias naturales en general, que manifiestan una disciplina de una validez enorme, que la sustenta una bibliografía necesaria para aumentar el conocimiento de este libro.  Se convierte en una guía de montaña, muy útil,  cómoda, y adecuada para nuestra formación posterior, como una enciclopedia en su especialidad, para todos.

Igual que he comentado en las ediciones de otros libros, esta edición no debe faltar en las bibliotecas familiares. Agradecer el compartir este rato, y he querido transmitir mi emoción particular ante esta obra. Yo me he sentido emocionado el encontrarme con este libro, recordando mi juventud con aquellas mochilas de hiero a mis espaldas, con las casteas de campaña antiguas, era lo que había, si hubiera tenido en aquel entonces este libro, lo feliz que hubiéramos aprendido, iniciado mucho mejor en el conocimiento de la isla que es lo que importa, tenemos que dar gracias a Álvaro por este trabajo y su divulgación entre los niños, jóvenes. Ánimo para continuar en este campo interesante para todos y muchas gracias”.

Con la intervención de Álvaro Monzón, autor de la obra, cuyo amor por la naturaleza le ha llevado a ser militante activo del Colectivo Turcón Ecologistas en Acción. Ha desempeñado labores de asesoría en el área de Urbanismo, Medio Ambiente, Vivienda y Turismo del Ayuntamiento de la Villa de Santa Brígida, en 2007 y 2011. Autor de varios libros sobre senderismo de los que se han distribuido más de cuatro mil ejemplares. Ha colaborado con diversos medios de comunicación, radio, prensa escrita y digital. En esta edición expone 30 rutas con sus correspondientes fichas, en la que describen unos 304 kilómetros de caminos y veredas por Gran Canaria.

Agradece las atenciones de la presencia del público asistente, a Mario Marrero y el Colectivo La Vinca por esta invitación, a la Concejala de Cultura del M.I. Ayuntamiento de Arucas, Da. Lidia Morales, por ceder este espacio para la difusión del libro, y al Ilmo. Cronista de Gran Canaria D. Juan José Laforet por sus palabras creo que era el hombre ideal para hablar de esta obra. La primera presentación se hizo el 19 de julio pasado en Humanidades de la ULPGC, esta noche presenta los antecedentes del libro, la parte tecnológica,  y un recorrido por diversas rutas comprendidas en su edición, que se origina en 1998 aprovechando el transporte colectivo, hasta la actual edición con las últimos avances tecnológicos de comunicación aplicados a estas rutas para mejor conocimiento del usuario en todos sus aspectos culturales. Se facilita su comprensión con una diversa exposición y proyección de fotogramas, con la visita e historia de los científicos, naturalistas, historiadores, escritores, que han llegado a ofrecer la realidad de los espacios naturales, hoy Reserva de la Biosfera de nuestra isla de Gran Canaria, como de las rutas y sus diferentes niveles y preparación para entender los paisajes y sus estructuras.

El acto finaliza con la firma del libro que Álvaro Monzón dedicada a los que en este trabajo van a encontrar todo lo necesario para emprender, sentir, y vivir los caminos de Gran Canaria. Mi agradecimiento personal a Loly León, de la Biblioteca Municipal de Arucas, y a Mario Marrero Vicepresidente del Colectivo La Vinca, Ecologistas en Acción, por las facilidades cedidas para la realización de este reportaje

Enhorabuena y muchas gracias.

Jesús Ruiz Mesa, colaborador cultural Telde y www.teldeactualidad.com, Telde 5 de octubre 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: