• Archivos

  • Archivo por días

    mayo 2012
    L M X J V S D
    « Abr   Jun »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    • 798.910
  • Comentarios recientes

    Jose en Diego Conde ya tiene su p…
    Presentan alegacione… en TURCÓN PRESENTA ALEGACIONES AL…
    Medioambiente: ‘Del… en Programa anual 2019. Compromis…
    La diferencia entre… en Turcón considera intolerable l…
    Directorio 15M en Denuncia a Europa: en defensa…
  • Meta

  • Categorias

Día internacional contra el ruido

Si hoy día, resucitara un tatarabuelo nuestro y conviviera una jornada con nosotros, pienso, sinceramente, que haría todo lo posible por volver a la paz eterna del más allá… a la vista y al “oído” del panorama que nos rodea …Sin duda, mucho han cambiado las cosas desde hace cien o ciento cincuenta años, y paralelamente a éste incremento hasta el infinito de las fuentes de ruido, los mecanismos legales, tecnológicos y de formas de vida para defendernos de ellas, apenas han variado, en lo esencial, desde el siglo XIX, época en la que se codificaron las teorías del Derecho de inmisiones. La conclusión es sencilla y rotunda: el ciudadano de hoy está, a menudo, mas indefenso que antes, ante el monstruo emisor constante de decibelios excesivos, desaforados y variopintos…

La jurisprudencia europea, constitucional y del Tribunal Supremo, asevera que el ruido excesivo supone una vulneración de los derechos humanos fundamentales a la intimidad personal y familiar y a la inviolabilidad del domicilio, y si la inmisión en nuestro hogar fuera muy relevante y habitual, se verían vulnerados, también, el derecho a la integridad física y psíquica. Ello nos indica la respuesta jurídica actual frente al ruido, como factor causante de ansiedad, incremento de agresividad, nerviosismo, conductas antisociales, pérdida de concentración, o incluso, de perdida auditiva. Todo esto es lo que genera una exposición a niveles de ruido excesivos, sobre todo cuando ésta exposición no es deseada.

Estamos necesitados de símbolos respetuosos con nuestros sentidos, con el entorno, necesitados de símbolos que nos conecten con la serenidad, con nosotros mismos. Son demasiadas las llamadas de atención que estamos recibiendo, de que el desarrollo sostenible, sólo será una realidad, (más allá de una mera operación de maquillaje y propaganda de algunos políticos sin principios), si cada uno de nosotros nos transformamos en personas que sepamos gozar de la vida, disfrutar de cada momento, con las cosas que nos rodean, que son muchas…. Sabiendo ir despegándonos del consumo innecesario y despilfarrador, del culto al dinero, a la tecnología excesiva. Actitudes éstas que nos roban lo único preciado y sagrado que tenemos: nuestro tiempo, el contacto profundo con nosotros mismos y con nuestros amigos y familiares, con la naturaleza reparadora, con la vida que se nos esfuma… sin vivirla con alegre, serena, meditada atención. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: