• Archivos

  • Archivo por días

    enero 2012
    L M X J V S D
    « Dic   Feb »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
    • 690,220
  • Comentarios recientes

    Sauver l'eau na… en Turcón y su presidente Honorio…
    Multa para Turcón po… en Apropiación y entubado de las…
    Saltan las alarmas c… en Los manantiales: próxima …
    ELENA en Encuentro entre senderistas
    Honorio en Barranco de Fataga, hoy i…
  • Meta

  • Categorias

Se publica el Plan de Recuperación de la especie vegetal “flor de mayo leñosa”.

Fue el día 3 de enero de 2012, en el Boletín Oficial de Canarias nº 002.

Pericallis hadrosoma, más conocida como flor de mayo leñosa, es una especie endémica de la isla de Gran Canaria, cuya distribución se restringe a cinco núcleos poblacionales situados en los altos de San Mateo y Tenteniguada, en la cumbre central de la isla.

Es un arbusto multicaule, que puede alcanzar hasta 1,5 o 2 metros de altura. Posee hojas grandes, acorazonadas, de haz glabro y envés blanco-lanudo. Las inflorescencias son densas, muy llamativas, de flores pequeñas de color morado (lígulas moradas).

Se conocen cinco núcleos poblacionales, muy reducidos, que suman en total quince ejemplares, por lo que su estado de conservación se considera bastante crítico. La degradación del hábitat, unida al sobre pastoreo se plantea como la causa principal de esta situación relictual, hoy en día agravada por la escasa regeneración observada. Aunque la presencia de ganado en sus localidades parece hoy casi inexistente, la depredación por parte de conejos podría estar condicionando también la recuperación de esta especie.

Esta especie ha sido incluida en el seguimiento llevado a cabo para el Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España (AFA) (Bañares et. al., 2003) y en diferentes programas de Seguimiento de Poblaciones de Especies Amenazadas de Canarias, durante los años 2005 y 2007. Asimismo, uno de sus núcleos poblacionales fue incluido dentro del proyecto BIOTA-Genes del Gobierno de Canarias (programa INTERREG III-B Atlántico).

 

Turcón reproduce a continuación íntegramente el DECRETO 329/2011, de 22 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Recuperación de la especie vegetal “flor de mayo leñosa” (Pericallis hadrosoma).

Vista la necesidad de proceder a la aprobación por el Gobierno de Canarias del Plan de Recuperación de la especie vegetal flor de mayo leñosa (“Pericallis hadrosoma”), para garantizar la supervivencia de esta especie en un estado de conservación favorable y mitigar las amenazas que inciden sobre la misma.

Resultando que dicha especie se encuentra catalogada en la categoría de “en peligro de extinción” en virtud de la Ley 4/2010, de 4 de junio, del Catálogo Canario de Especies Protegidas y del Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Resultando que la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias, a tenor de lo dispuesto en el artículo 6, apartado k), del Decreto 111/2002, de 9 de agosto, de traspaso de funciones de la Comunidad Autónoma de Canarias a los Cabildos Insulares en materia de servicios forestales, vías pecuarias y pastos; protección del medio ambiente y gestión y conservación de los espacios naturales protegidos, tiene competencia para la elaboración, tramitación y aprobación de los planes de recuperación y conservación de las especies amenazadas.

Resultando que el Decreto 151/2001, de 23 de julio, que crea el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias, modificado por el Decreto 188/2005, de 13 de septiembre, en su artículo 5, apartados 3 y 4, y la citada Ley 4/2010, en su Disposición Adicional Tercera, regulan el procedimiento administrativo a seguir para la aprobación de los planes de recuperación y conservación de las especies amenazadas.

Resultando que el artículo 5.4.c) del referido Decreto 151/2001, de 23 de julio, en la redacción dada por el Decreto 188/2005, de 13 de septiembre, establece lo siguiente: “Tras el estudio y valoración de los informes y alegaciones obtenidos de la consulta institucional e información pública correspondientes se elaborará una nueva propuesta de plan que se someterá a la aprobación del Gobierno de Canarias”.

Resultando que el Reglamento Orgánico de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial, aprobado por Decreto 20/2004, de 2 de marzo (cuyas competencias en la materia son asumidas en la actualidad por la Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad), en su artículo 5, apartado 6, atribuye al titular del Departamento proponer al Gobierno la aprobación de los planes de recuperación de especies en peligro de extinción.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad, previa deliberación del Gobierno en su sesión del día 22 de diciembre de 2011,

D I S P O N G O:

Aprobar el Plan de Recuperación de la especie vegetal flor de mayo leñosa (Pericallis hadrosoma), que figura como anexo.

La aprobación de este plan no supone gasto alguno para la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Contra el presente acto, que pone fin a la vía administrativa, cabe interponer recurso potestativo de reposición ante el Gobierno, en el plazo de un mes a contar desde el día siguiente al de su publicación, o bien directamente recurso contencioso-administrativo, significándose que, en el caso de interponer recurso de reposición, no se podrá presentar recurso contencioso-administrativo hasta que se resuelva expresamente el primero o se produzca la desestimación presunta del mismo, y todo ello sin perjuicio de que pueda interponerse cualquier otro que se estime procedente.

Dado en Santa Cruz de Tenerife, a 22 de diciembre de 2011.

EL PRESIDENTE

DEL GOBIERNO,

Paulino Rivero Baute.

EL CONSEJERO DE EDUCACIÓN,

UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD,

José Miguel Pérez García.

A N E X O

PLAN DE RECUPERACIÓN DE LA FLOR DE MAYO LEÑOSA (PERICALLIS HADROSOMA)

1. ANTECEDENTES

1.1. FINALIDAD

1.2. ÁMBITO DE ACTUACIÓN

1.3. ALCANCE

1.4. CONDICIONANTES DE LA ELABORACIÓN

2. CARACTERÍSTICAS DE LAS ESPECIES

2.1. BIOLOGÍA Y ECOLOGÍA

2.2. GENÉTICA

2.3. HÁBITAT

3. SITUACIÓN ACTUAL

3.1. MARCO LEGAL Y ADMINISTRATIVO

3.2. PLANEAMIENTO TERRITORIAL

3.3. DISTRIBUCIÓN Y SITUACIÓN DE LAS POBLACIONES

3.4. FACTORES DE AMENAZA

3.5. DESTINO EN AUSENCIA DE PLAN

3.6. ACTITUD SOCIAL Y ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS

4. OBJETIVOS

5. PROGRAMA DE ACTUACIONES

5.1. MEDIDAS, ACTUACIONES Y PRIORIZACIÓN

6. FUNCIONAMIENTO

6.1. ÁMBITO COMPETENCIAL

6.2. DIRECCIÓN, COORDINACIÓN Y COOPERACIÓN

6.3. CALENDARIO DE ACTUACIONES

7. EVALUACIÓN DE COSTES

7.1. EVALUACIÓN DE COSTES POR OBJETIVOS

7.2. EVALUACIÓN DE COSTES POR PRIORIDADES

8. PARÁMETROS PARA LA EVALUACIÓN DEL PLAN

9. RESUMEN

10. REFERENCIAS

11. CARTOGRAFÍA

1. ANTECEDENTES.

Pericallis hadrosoma, más conocida como flor de mayo leñosa, es una especie endémica de la isla de Gran Canaria, cuya distribución se restringe a cinco núcleos poblacionales situados en los altos de San Mateo y Tenteniguada, en la cumbre central de la isla.

Es un arbusto multicaule, que puede alcanzar hasta 1,5 o 2 metros de altura. Posee hojas grandes, acorazonadas, de haz glabro y envés blanco-lanudo. Las inflorescencias son densas, muy llamativas, de flores pequeñas de color morado (lígulas moradas).

Se conocen cinco núcleos poblacionales, muy reducidos, que suman en total quince ejemplares, por lo que su estado de conservación se considera bastante crítico. La degradación del hábitat, unida al sobre pastoreo se plantea como la causa principal de esta situación relictual, hoy en día agravada por la escasa regeneración observada. Aunque la presencia de ganado en sus localidades parece hoy casi inexistente, la depredación por parte de conejos podría estar condicionando también la recuperación de esta especie.

Esta especie ha sido incluida en el seguimiento llevado a cabo para el Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España (AFA) (Bañares et. al., 2003) y en diferentes programas de Seguimiento de Poblaciones de Especies Amenazadas de Canarias, durante los años 2005 y 2007. Asimismo, uno de sus núcleos poblacionales fue incluido dentro del proyecto BIOTA-Genes del Gobierno de Canarias (programa INTERREG III-B Atlántico).

Pericallis hadrosoma se encuentra recogida en el anexo I de la Ley 4/2010, de 4 de junio, del Catálogo Canario de Especies Protegidas (BOC nº 112, de 9.6.10), que corresponde a las especies incluidas en la categoría “en peligro de extinción”. Posee, además, la misma categoría en el Catálogo Español de Especies Amenazadas [Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas (BOE nº 46, de 23.2.11)], por lo que, en virtud de la normativa vigente, requiere la redacción de un Plan de Recuperación. Además, figura en el anexo II de la Directiva Hábitats [Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la Conservación de los Hábitats Naturales y de la Fauna y Flora Silvestres (DOUE nº L206, de 22.7.92)], como especie prioritaria y en el anexo I del Convenio de Berna, relativo a la conservación de la vida silvestre y del medio natural en Europa (BOE nº 235, de 1.10.86).

Por otro lado, el actual estado de conservación de estas especies ha motivado su inclusión en la Lista Roja 2008 de la flora vascular española (Moreno, 2008), en la categoría “en peligro crítico”, según criterios de la UICN.

El presente documento ha sido elaborado según las pautas establecidas en la “Guía metodológica para la elaboración de planes de especies amenazadas de Canarias” (Martín Esquivel, 2005).

1.1. FINALIDAD.

El presente Plan de Recuperación tiene como finalidad garantizar la conservación a corto-medio plazo de Pericallis hadrosoma, de manera que se propicie su supervivencia de una forma sostenible. En este sentido, se desarrollará una serie de medidas y actuaciones basadas principalmente en el aumento del número de efectivos y en garantizar su conservación ex situ.

Se considerará cumplida la finalidad de este Plan cuando se hayan desarrollado con éxito los siguientes requisitos:

a) Aumentar el tamaño poblacional hasta obtener un mínimo de 250 ejemplares en cada uno de los núcleos poblacionales de Roque Sardina, Roque Cayo, La Portillada y El Salado y un mínimo de 500 en el núcleo de Tenteniguada. Se debe constatar además su regeneración natural.

b) Identificar y controlar cada uno de los factores de amenaza que interfieren en la conservación de esta especie.

1.2. ÁMBITO DE ACTUACIÓN.

El ámbito de actuación de este Plan de Recuperación queda definido por el área de distribución natural de Pericallis hadrosoma, así como aquella que se determine propicia para la realización de reforzamientos y/o introducciones. Cualquier nuevo núcleo que se descubra durante el desarrollo de este Plan, quedará también incluido dentro del ámbito de actuación del mismo.

Por otro lado, algunos objetivos requieren que parte de las acciones se lleven a cabo en viveros, jardines botánicos y bancos de germoplasma de titularidad pública, por lo que quedarán también incluidos dentro del ámbito de actuación.

1.3. ALCANCE.

El Plan tendrá una vigencia de cinco años, a contar desde su publicación en el Boletín Oficial de Canarias, período en el que se deberán llevar a cabo las medidas y actuaciones previstas en el mismo. Transcurrido este tiempo, se realizará un análisis de la nueva realidad y situación de esta especie, con el fin de determinar si se puede proceder a la revisión de su categoría de amenaza, o bien dictarse un nuevo Plan, definiendo un nuevo programa de actuaciones.

No obstante, el órgano ejecutor del Plan tendrá la capacidad de valorar la necesidad de revisión del presente Plan de Recuperación antes de finalizar dicho período, como consecuencia de eventos estocásticos de carácter catastrófico, por el incumplimiento de las medidas de prioridad alta o cuando cualquier otra circunstancia justificada lo haga recomendable.

1.4. CONDICIONANTES DE LA ELABORACIÓN.

El número extremadamente reducido de ejemplares y la ausencia de reproducción sexual de Pericallis hadrosoma son los principales factores que han condicionado la redacción de este Plan de Recuperación.

Sólo se conocen quince ejemplares, repartidos en cinco núcleos poblacionales, sin que se haya observado indicios de reproducción en los últimos años. Este tamaño poblacional incrementa el riesgo de extinción, a la vez que favorece la pérdida de variabilidad genética, lo que podría condicionar su recuperación.

El hecho de que no se disponga de semillas procedentes de la población natural hace necesaria la aplicación de otras técnicas iniciales de reproducción, a partir de esquejes o mediante técnicas de micro propagación, cuya elección viene condicionada por la disponibilidad del material inicial. En este sentido, se ha optado por el uso de técnicas de micro propagación, ya que permiten la producción de un gran número de plantas a partir de muy poco material inicial. Asimismo, hay que destacar que existe una colección de germoplasma in vitro depositada en el Departamento de Biología Vegetal de la Universidad de La Laguna, gestionada por el Grupo de Biología Vegetal Aplicada de dicha universidad, y que incluye material de cada uno de sus núcleos poblacionales. Se dispone a su vez, de un protocolo de establecimiento y propagación ya optimizado.

No obstante, la aplicación de este tipo de técnicas conlleva la necesidad de un estricto control de los ejemplares obtenidos, por lo que debe realizarse un análisis genético que garantice la calidad del material. Este análisis permitiría a su vez conocer la diversidad genética de la especie, así como valorar la existencia de problemas relacionados con la pérdida de variabilidad genética.

Es de destacar además la existencia de algunos ejemplares cultivados de esta especie en el barrio de Camaretas, próximo a algunos núcleos de la población natural. Estas plantas fueron distribuidas entre los vecinos en el marco de un proyecto de sensibilización realizado en 2006 (Flor de mayo leñosa, un compromiso con lo nuestro) y promovido por la asociación de vecinos Barrio de Camaretas, en colaboración con diferentes organismos públicos. Aunque aún se conservan algunas plantas entre los vecinos del barrio, se ha desestimado la recolección de semillas a partir de estos ejemplares cultivados debido al desconocimiento de su procedencia. Todas las plantas repartidas entre los vecinos procedían de otro ejemplar igualmente cultivado del que no ha sido posible averiguar su procedencia con exactitud.

2. CARACTERÍSTICAS DE LAS ESPECIES.

2.1. BIOLOGÍA Y ECOLOGÍA.

Pericallis hadrosoma (Sventenius, 1978) es una especie de la familia Asteraceae conocida como “flor de mayo leñosa”. Florece de mayo a julio y fructifica de mayo a agosto. Su polinización es entomófila y posee dispersión anemócora vilosa. Los ejemplares actuales parecen mantenerse por reproducción vegetativa al encontrarse sus frutos parasitados por la larva de un díptero endémico, Oedosphenella canariensis Macquart, 1839 (Suárez Rodríguez, 1984), lo cual puede ser la causa de los problemas de germinación detectados en sus semillas. Se ha observado sin embargo, la germinación de semillas obtenidas de ejemplares cultivados, aunque no existen datos precisos al respecto. La obtención de semillas se realizó siempre mediante el embolsado de las inflorescencias para prevenir su depredación. Asimismo, se han realizado experiencias de micro propagación con bastante éxito, por lo que se dispone de un protocolo de propagación ya optimizado (Santana López, 2006).

2.2. GENÉTICA.

Dentro del marco del proyecto BIOTA-Genes del Gobierno de Canarias (programa INTERREG III-B Atlántico), se realizó un estudio de variabilidad genética que incluyó uno de los núcleos poblacionales de Pericallis hadrosoma, concretamente el núcleo de Roque Sardina, de cuatro ejemplares (Batista Hernández et al., 2005). Según este estudio, los cuatro individuos analizados presentaron una diversidad genética media de 0.1731 (Índice de Shannon). Asimismo, según los resultados del análisis de componentes principales (PCA), los cuatro ejemplares se encuentran genotípicamente diferenciados.

2.3. HÁBITAT.

Pericallis hadrosoma es una especie ligada a las comunidades rupícolas (Greenovio-Aeonietum caespitosi) que se desarrollan en escarpes y grietas, con suelo escaso y elevada humedad, en el sector nororiental de la cumbre de Gran Canaria entre 1.600 y 1.750 m.s.m (franja termomediterránea pluviestacional). Si bien, su carácter rupícola parece deberse a una situación de refugio, consecuencia de la degradación de su hábitat y de la depredación por parte de los herbívoros. En suelos más desarrollados parece adquirir un mayor porte.

3. SITUACIÓN ACTUAL.

3.1. MARCO LEGAL Y ADMINISTRATIVO.

Normativa estatal:

Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad (BOE nº 299, de 14.12.07), establece en su artículo 56, relativo al Catálogo Español de Especies Amenazadas, que la inclusión de un taxón o población en la categoría de “en peligro de extinción” conllevará la adopción de un plan de recuperación, que incluya las medidas más adecuadas para el cumplimiento de los objetivos buscados y, en su caso, la designación de áreas críticas. Asimismo, en el apartado 2 del citado artículo, se atribuye a las comunidades autónomas la elaboración y aprobación de los planes de recuperación y conservación para las especies amenazadas.

Pericallis hadrosoma se encuentra recogida en el anexo del Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas, dentro del Catálogo Español de Especies Amenazadas en la categoría “en peligro de extinción”.

Normativa autonómica:

Pericallis hadrosoma se encuentra incluida en el anexo I de la Ley 4/2010, de 4 de junio, del Catálogo Canario de Especies Protegidas (BOC nº 112, de 9.6.10), que recoge a aquellas especies incluidas en la categoría “en peligro de extinción”. Esta Ley, en su artículo 3.2, apartado a) establece que “la inclusión de un taxón en las categorías de en peligro de extinción o vulnerable determinará la aplicación de lo establecido para estas categorías en el artículo 56, apartados a) y b) respectivamente de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad”. Asimismo, la Disposición transitoria Única, en su apartado 2 recoge que, “en tanto no se produzca su regulación específica, el contenido y procedimiento de tramitación de los planes de recuperación de las especies en peligro de extinción y los planes de conservación de las especies vulnerables será el contemplado para estas categorías en el artículo 5.2, 5.3 y 5.4 del Decreto 151/2001, de 23 de julio, por el que se crea el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias, modificado por Decreto 188/2005, de 13 de septiembre”. Así, el procedimiento a seguir para la aprobación de los planes de recuperación de las especies amenazadas viene regulado por el artículo 5, apartados 2, 3 y 4, del Decreto 151/2001, modificado por Decreto 188/2005, de 13 de septiembre. Por su parte, la Disposición Adicional Tercera de la Ley 4/2010 contempla que “el plazo máximo de tramitación del procedimiento para la aprobación de los planes de recuperación y conservación de las especies protegidas será de doce meses, contados desde la fecha de acuerdo de aprobación del avance”.

Normativa internacional y comunitaria:

La Directiva 92/43/CEE de 21 de mayo, relativa a la Conservación de los Hábitats Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre, incluye a Pericallis hadrosoma en su anexo II, como especie prioritaria. La transposición al ordenamiento jurídico español de esta Directiva queda establecida por el Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (BOE nº 310, de 28.12.95), y posteriormente por la ya citada Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

En lo que se refiere a convenios internacionales suscritos por el Estado español, Pericallis hadrosoma figura en el Anejo I del Convenio de Berna relativo a la conservación de la vida silvestre y del medio natural en Europa, hecho en Berna el 19 de septiembre de 1979 y ratificado por el Estado Español el 13 de mayo de 1986 (BOE nº 235, de 1.10.86).

3.2. PLANEAMIENTO TERRITORIAL.

Las poblaciones de Pericallis hadrosoma se localizan en espacios de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos [Decreto legislativo 1/2000, de 8 de mayo, por el que se aprueba el Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias (BOC nº 60, de 15.5.00)], con un núcleo poblacional en la Reserva Natural Especial de Los Marteles (C-6) y cuatro en el Paisaje Protegido de Las Cumbres (C-25).

En la Reserva Natural Especial de Los Marteles se sitúa el núcleo de Tenteniguada, en una Zona de Uso Restringido, categorizada como Suelo Rústico de Protección Natural [Resolución de 14 de diciembre de 2006, por la que se hace público el Acuerdo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias de 20 de julio de 2006, relativo a la Aprobación Definitiva del Plan Director de la Reserva Natural Especial de Los Marteles (C-6), términos municipales de Valsequillo, San Bartolomé de Tirajana, Agüimes, Santa Lucía de Tirajana, Telde, Ingenio, San Mateo y Tejeda (Gran Canaria), (BOC nº 85, de 30.4.07)]. El Plan Director de esta Reserva, establece además en su Documento Normativo (artículo 32), la prohibición para esta zona, entre otras, de cualquier actividad agropecuaria o cinegética, así como el aprovechamiento, manipulación o extracción de sus recursos naturales, salvo aquellos necesarios para la conservación del área según lo establecido en el programa de conservación de dicho Plan Director o de los planes de especies amenazadas. Entre los usos permitidos, destacan aquellos usos destinados a favorecer la conservación, potenciación, recuperación y restauración de los valores naturales, culturales y el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales y la diversidad biológica. Las actividades de observación de la naturaleza, siempre que no suponga la manipulación o molestia a las comunidades vegetales y faunísticas también se consideran permitidas. Este Plan Director establece como usos autorizables la recogida de material vegetal de reproducción por motivos de conservación. Por otro lado, el Documento Financiero de este Plan Director recoge, en su Programa de investigación, la necesidad de realizar un estudio de la presión ganadera sobre las especies de flora amenazada.

En el Paisaje Protegido de Las Cumbres se encuentran los núcleos de Roque Sardina, Roque Cayo, La Portillada y El Salado. Dentro de este espacio, tanto Roque Sardina como Roque Cayo se sitúan en Zona de Uso Restringido, mientras que La Portillada se encuentra en Zona de Uso Moderado y El Salado justo en el límite de una Zona de Uso Moderado y una Zona de Uso Restringido [Anuncio de la Dirección General de Ordenación del Territorio por el que se hace pública la Resolución de 7 de septiembre de 2010, por la que se hace público el Acuerdo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias de 26 de abril de 2010, relativo a la aprobación definitiva del Plan Especial del Paisaje Protegido de Las Cumbres (C-25) (BOC nº 187, de 22.7.10)]. Todas se sitúan en zonas categorizadas como Suelo Rústico de Protección Natural de Conservación, a excepción de La Portillada que se encuentra en Suelo Rústico de Protección Paisajística.

Entre los usos establecidos por el Plan Especial de este espacio para el suelo rústico de protección natural de conservación de las Zonas de Uso Restringido (Documento Normativo. Artículo 41), destaca como prohibición el aprovechamiento de los recursos naturales, a excepción del hídrico de las explotaciones hidráulicas existentes en el cauce del Barranco del Andén y del aprovechamiento tradicional de castañas, además de las actividades cinegéticas salvo por motivos de gestión y conservación. Como usos permitidos se establece el acceso a toda el área de los miembros de la Consejería del Gobierno de Canarias competente en materia de conservación de la naturaleza y de la Administración gestora del espacio protegido, para el desarrollo de actividades relacionadas con la conservación y gestión del área, conforme a lo establecido en el Plan Especial, y en los planes de recuperación de especies catalogadas como “en peligro de extinción”, que afecten al Paisaje Protegido, previa autorización del Órgano Gestor del Paisaje. Mientras que, como uso autorizable relacionado con este Plan de Recuperación se establece el acceso de grupos organizados con fines científicos, de conservación o educativo-didácticos.

En el caso de las Zonas de Uso Moderado (Documento Normativo. Artículo 43), se prohíbe la reocupación de tierras agrícolas que habiendo sido abandonadas por un período mínimo de cinco años hayan sido recolonizadas por la vegetación de porte arbóreo o arbustivo con un porcentaje de cobertura vegetal que sea de al menos un 40%. Los usos recreativos, educativos, deportivos o divulgativos compatibles con la conservación de los recursos naturales y culturales del área y de acuerdo a las condiciones establecidas en el Plan Especial se establecen como usos permitidos. Mientras que la actividad cinegética bajo la determinación establecida por la legislación sectorial, por el planeamiento insular vigente y bajo las condiciones del Plan Especial aparece como uso autorizable.

Así mismo, el Documento Económico-Financiero de dicho Plan Especial, dentro del marco del Programa de Conservación, contempla un Subprograma de conservación de las especies de interés y dentro del marco del Programa de Investigación un Subprograma de investigación del estado de conservación de la flora y fauna. En ambos, se establecen como acciones los planes de recuperación de la flora amenazada (Acción 1.3.1 y Acción 5.2.2).

Es de destacar además que los dos espacios protegidos en los que se sitúa esta especie han sido declarados Zonas de Especial Conservación ZEC 55_GC “Los Marteles” (LIC ES7010006) y ZEC_41 GC “Hoya del Gamonal” (LIC ES7010040), por medio de la aprobación del Decreto 174/2009, de 29 de diciembre, por el que se declaran Zonas Especiales de Conservación integrantes de la Red Natura 2000 en Canarias y medidas para el mantenimiento en un estado de conservación favorable de estos espacios naturales (BOC nº 7, de 13.1.10).

Por otro lado, el área de distribución de Pericallis hadrosoma se sitúa dentro de los términos municipales de Valsequillo de Gran Canaria (Tenteniguada) y de la Vega de San Mateo (Roque Sardina, Roque Cayo, La Portillada y El Salado), en parcelas de titularidad pública o privada de la siguiente forma: Tenteniguada en la parcela 35031:002:0704, de titularidad privada; Roque Sardina en la parcela 35033:015:0733, de titularidad privada; Roque Cayo en la parcela 35033:015:0665, de titularidad privada; La Portillada en la parcela 35033:015:0245, de titularidad pública (Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria) y, por último, El Salado en las parcelas 35033:015:0054, de titularidad privada y 35033:015:0055, de titularidad pública (Cabildo de Gran Canaria).

3.3 DISTRIBUCIÓN Y SITUACIÓN DE LAS POBLACIONES.

Pericallis hadrosoma fue descubierta por E. Sventenius en 1947 (como Senecio hadrosomus), en los riscos de Tenteniguada, donde sólo se localizaron dos ejemplares (Sventenius, 1950; Nordenstam, 1978). En los años siguientes llegó incluso a ser considerada como extinta, tras varias exploraciones infructuosas en su área de distribución original (Kunkel, 1977). Posteriormente, vuelve a ser localizada la población tipo y aparecen además dos nuevos enclaves situados también en el entorno de los altos de Tenteniguada y de la Hoya del Gamonal (Roque Cayo y Roque Sardina) (Suárez Rodríguez, 1982). A esta distribución se añadirían los núcleos de La Portillada y Altos de El Salado, de publicación más reciente (Almeida et al., 2003).

Existen diversos trabajos que recogen el tamaño poblacional de esta especie, realizados durante el período 2002-2007: AFA (Santana López & Naranjo Suárez in Bañares et al., 2003), SEGA 2005 y SEGA 2007 (Riera Cillanueva, 2005 y 2007). Actualmente, Pericallis hadrosoma posee 15 ejemplares, repartidos de la siguiente forma: 2 en Tenteniguada (28RDR 4693b), 1 en Roque Cayo (28RDR 4594c), 4 en Roque Sardina (28RDR 4594c), 6 en La Portillada (28RDR 4494c) y 2 en El Salado (28RDR 4394a). En el caso de Roque Sardina, uno de los ejemplares procede de un reforzamiento realizado a principios de los años noventa por el Jardín Botánico Canario “Viera y Clavijo”.

Tal y como evidencia su reducido tamaño poblacional, su estado de conservación es bastante crítico. Los núcleos poblacionales están formados por muy pocos ejemplares, la mayoría aislados, que han quedado como vestigio de lo que probablemente fuera una población continua y abundante. A esta situación se añade el hecho de la escasa regeneración observada, sin que en las últimas décadas se haya comprobado la producción de nuevas plantas.

3.4. FACTORES DE AMENAZA.

La situación actual de Pericallis hadrosoma se deriva de la degradación a que se ha visto sometido su hábitat en siglos anteriores. Tanto la tala indiscriminada para la obtención de madera como el sobre pastoreo han propiciado la situación relictual en que se encuentra esta y otras especies en la zona.

Actualmente, parece que la presencia de ganado en sus localidades es casi inexistente, aunque no se descarta la afección de otros factores, como la depredación de plántulas por parte de conejos, como elemento limitante a su recuperación. Si bien, su evaluación resulta bastante difícil debido a la escasa regeneración observada. Así, no se dispone de información detallada que concrete qué factores de amenaza inciden actualmente sobre esta especie.

Su reducido tamaño poblacional condiciona e incrementa la afección de determinadas presiones que podrían ser evitadas con un tamaño poblacional mucho mayor, como es el caso de la incidencia de Oedosphenella canariensis sobre la producción de semillas. Además, la reducción tan extremada en el número de ejemplares, deriva en la pérdida de variabilidad genética, lo que a su vez puede traducirse en la reducción de la flexibilidad evolutiva y de la eficacia biológica.

3.5. DESTINO EN AUSENCIA DE PLAN.

La situación actual de Pericallis hadrosoma puede contribuir a la extinción a corto-medio plazo de esta especie, ya que tamaños poblacionales tan reducidos aumentan la vulnerabilidad a la acción de eventos catastróficos de carácter estocástico cuyos efectos pueden ser irreversibles. Tanto el número actual de ejemplares, como el hecho de no haberse observado una regeneración en las últimas décadas, hacen necesaria la adopción de medidas y actuaciones que promuevan su conservación.

3.6. ACTITUD SOCIAL Y ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS.

En general, Pericallis hadrosoma es una especie cuya singularidad y rareza es poco conocida para la sociedad actual. Su identificación como elemento de gran valor para la biodiversidad de Canarias recae en círculos sociales más cerrados, restringidos al ámbito científico, educativo y político. Si bien, es de destacar el esfuerzo realizado por los vecinos de la zona donde habita esta especie (Asociación de vecinos Barrio de Camaretas) para promover su conocimiento y su valoración, con el desarrollo en 2006 de un proyecto de concienciación sobre su estado de conservación. En este sentido, se espera una actitud positiva hacia las medidas de conservación propuestas en este Plan, principalmente aquellas relacionadas con el reforzamiento de los núcleos poblacionales y con la toma de muestras e inventariado de los ejemplares cultivados.

4. OBJETIVOS.

La finalidad del este Plan de Recuperación se centra en eliminar o reducir, hasta donde sea posible, la actual situación de riesgo de extinción que posee esta especie, de manera que se propicie su supervivencia de una forma sostenible. Para ello se han diseñado los siguientes objetivos.

* Objetivo 1. Garantizar la conservación ex situ de Pericallis hadrosoma mediante la inclusión de semillas en bancos de germoplasma y la creación de colecciones de planta viva.

* Objetivo 2. Incrementar el número de ejemplares de esta especie mediante el reforzamiento de las poblaciones actuales y el establecimiento de nuevos núcleos que contribuyan a la estabilidad de las mismas.

* Objetivo 3. Promover la conservación a largo plazo de Pericallis hadrosoma a través de la identificación, estudio y control de los factores de amenaza que inciden sobre la misma.

5. PROGRAMA DE ACTUACIONES.

Las herramientas del Plan para alcanzar sus objetivos son las medidas y las acciones. Las primeras son disposiciones de distinto alcance y las segundas son actuaciones concretas, con un principio y un final durante el período de vigencia del Plan.

Las medidas pueden ser: de aplicación directa (AD), de aplicación indirecta o de desarrollo (D) y recomendaciones (R). Las recomendaciones son medidas para orientar la toma de decisiones y su cumplimiento no es obligatorio pero en caso de que sean vulneradas deberá motivarse expresamente la causa.

La prioridad de ejecución para las medidas y actuaciones contempladas en este Plan ha sido asignada de acuerdo con las siguientes definiciones:

Prioridad alta: Acciones imprescindibles para evitar la extinción o el declive irreversible de la especie, cuya ejecución deberá ser obligatoria a lo largo del período de vigencia del Plan.

Prioridad media: Acciones necesarias para evitar un declive significativo de la población, de su área de distribución o de la calidad de su hábitat. Su ejecución puede aplazarse siempre que sea motivada de forma expresa, lo cual deberá hacerse en el momento que corresponda a su ejecución.

Prioridad baja: Otras acciones recomendables para la plena recuperación de la especie. Su ejecución es facultativa, dependiendo de las disponibilidades presupuestarias.

5.1. MEDIDAS, ACTUACIONES Y PRIORIZACIÓN.

Objetivo 1. Garantizar la conservación ex situ de Pericallis hadrosoma mediante la inclusión de semillas en bancos de germoplasma y la creación de colecciones de planta viva.

Acción 1. Marcar cada uno de los ejemplares de Pericallis hadrosoma con el fin de mantener identificado a cada individuo y garantizar una correcta recolección de material. (AD) Prioridad alta.

Acción 2. Recolectar material vegetal de cada ejemplar de Pericallis hadrosoma, de manera individualizada, para su posterior propagación. (AD) Prioridad alta.

Acción 3. Propagar cada uno de los ejemplares de Pericallis hadrosoma a partir del material recolectado, con el fin de obtener una colección de planta viva representativa de cada núcleo. A partir de esta acción se pretende la creación de “copias” de cada uno de los núcleos poblacionales de esta especie, por lo que el material obtenido deberá estar perfectamente identificado y controlado, de forma que no exista la posibilidad de mezclar ejemplares de diferentes núcleos. (AD) Prioridad alta.

Acción 3.1. Propagar in vitro el material vegetal de Pericallis hadrosoma. Se promoverá la obtención de plantas a partir de las técnicas de micro propagación ya estudiadas y mediante los protocolos ya establecidos. La propagación se realizará de manera individualizada, y el material estará siempre debidamente marcado, de forma que se pueda realizar un seguimiento del mismo en todo momento.

Acción 3.2. Buscar cinco enclaves, en fincas, jardines botánicos u otros lugares que se consideren apropiados, para establecer cada grupo de ejemplares procedente de los cinco núcleos poblacionales. En caso de que sean de titularidad privada, se deberá promover un acuerdo con los propietarios.

Los grupos a establecer para promover la producción de semillas deben ser totalmente accesibles, de manera que sea posible la toma de datos y de muestras. Asimismo, se deben mantener completamente separados para evitar el intercambio genético entre los ejemplares de poblaciones distintas. Cada individuo deberá, a su vez, estar siempre identificado.

Acción 4. Plantar y mantener en cultivo las plantas obtenidas, en condiciones que permitan un desarrollo óptimo de las mismas y estimulen la producción de semillas. (AD) Prioridad alta.

Acción 5. Realizar un análisis genético que incluya tanto la población natural como los ejemplares propagados, con el fin de asegurar la estabilidad genética de la propagación vegetal efectuada. Se incluirán a su vez los ejemplares obtenidos a partir de semillas, procedentes de la propagación inicial. (AD) Prioridad alta.

Acción 6. Realizar un inventario de cada uno de los ejemplares que se encuentran cultivados en el entorno del barrio de Camaretas, tanto en terrenos de titularidad pública como privada. (AD) Prioridad alta.

Acción 7. Realizar un análisis genético de los ejemplares actualmente cultivados en el entorno del barrio de Camaretas. (AD) Prioridad media.

Acción 8. Obtener y conservar semillas de Pericallis hadrosoma a partir de los ejemplares cultivados. (AD) Prioridad alta.

Acción 8.1. Recolectar semillas de cada uno de los ejemplares de Pericallis hadrosoma mantenidos en cultivo de manera individualizada.

Acción 8.2. Realizar un análisis de viabilidad de las semillas recolectadas.

Acción 8.3. Enviar semillas al menos a dos bancos de germoplasma de titularidad pública, para su conservación a medio y largo plazo.

Acción 9. Realizar unas jornadas de información a los vecinos de la zona donde se distribuye Pericallis hadrosoma, con el fin de informarles de las medidas y acciones a realizar en el marco de este Plan. (AD) Prioridad alta.

Objetivo 2. Incrementar el número de ejemplares de esta especie mediante el reforzamiento de las poblaciones actuales y el establecimiento de nuevos núcleos que contribuyan a la estabilidad de las mismas.

Acción 10. Cultivar y propagar en vivero, a partir de las semillas recolectadas, la especie incluida en este Plan. (AD) Prioridad alta.

Acción 10.1. Limpieza y selección de semillas para la realización de siembras.

Acción 10.2. Optimizar un protocolo de propagación de esta especie de modo que se obtenga un éxito germinativo que garantice la producción de una cantidad suficiente de plantas en vivero para alcanzar los objetivos planteados.

Acción 10.3. Cultivar y mantener las plantas obtenidas hasta su utilización en las labores de reforzamiento.

En caso de que el desarrollo de plántulas en vivero no sea suficiente para garantizar el número de plantas necesario, se utilizarán ejemplares propagados vegetativamente. Han de tenerse en cuenta las conclusiones y recomendaciones del estudio genético previo.

La germinación y cultivo se realizará de manera controlada, evitando en cada momento la mezcla de material de núcleos poblacionales diferentes. El mantenimiento de los ejemplares hasta su empleo en los reforzamientos se realizará también de forma que no exista ninguna posibilidad de mezclar material de núcleos diferentes.

Acción 11. Promover acuerdos de colaboración con los propietarios de los terrenos donde se efectuarán las labores de conservación planteadas en este Plan de Recuperación. (D) Prioridad alta.

Acción 12. Realizar reforzamientos de cada uno de los núcleos poblacionales de esta especie. (AD) Prioridad alta.

Acción 12.1. Seleccionar los enclaves más idóneos para la realización de los reforzamientos de cada localidad.

Acción 12.2. Plantar, en la época más adecuada, los ejemplares seleccionados (de forma periódica) hasta obtener al menos 250 ejemplares en cada núcleo poblacional de Pericallis hadrosoma, a excepción del núcleo de Tenteniguada, que deberá alcanzar, al menos, los 500 ejemplares.

Durante los trabajos de reforzamiento se evitará la mezcla de material procedente de núcleos diferentes. El intercambio de material sólo se realizará en el caso de que los resultados de los análisis genéticos así lo recomendaran, lo cual deberá estar debidamente justificado.

Acción 13. Realizar un seguimiento continuo de cada uno de los núcleos poblacionales de Pericallis hadrosoma, con el fin de valorar la efectividad de las medidas adoptadas. (AD) Prioridad alta.

Acción 13.1. Realizar dos visitas anuales a todos los núcleos poblacionales de esta especie con el fin de valorar el estado de conservación de los mismos.

Acción 13.2. Analizar la dinámica poblacional de la especie a partir de los datos obtenidos en el seguimiento.

Acción 14. Realizar un análisis y una evaluación de los resultados obtenidos con la aplicación de las medidas de reforzamiento y establecimiento de los nuevos núcleos. (AD) Prioridad alta.

Objetivo 3. Promover la conservación a largo plazo de Pericallis hadrosoma a través de la identificación, estudio y control de los factores de amenaza que inciden sobre la misma.

Acción 15. Realizar un estudio de identificación de los factores de amenaza que inciden sobre Pericallis hadrosoma. (AD) Prioridad alta.

Acción 16. Realizar una propuesta de corrección o de atenuación de los factores de amenaza que hayan sido identificados. (AD) Prioridad alta.

Acción 17. Realizar un estudio de identificación de dispersores, predadores y posibles parásitos de frutos y semillas de P. hadrosoma. (AD) Prioridad media.

6. FUNCIONAMIENTO.

6.1. ÁMBITO COMPETENCIAL.

El Decreto 111/2002, de 9 de agosto, de traspaso de funciones de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias a los Cabildos Insulares en materia de servicios forestales, vías pecuarias y pastos; protección del medio ambiente y gestión y conservación de espacios naturales protegidos (BOC nº 110, de 16.8.02), en su artículo 6.k) establece que quedan reservadas a la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias, la elaboración, tramitación y aprobación de los planes de recuperación de especies “en peligro de extinción”. Asimismo, corresponde a los Cabildos Insulares, en este caso al Cabildo de Gran Canaria, la responsabilidad de su ejecución, que incluye la promoción, creación y planificación de las actuaciones previstas en este Plan. Si bien, el Cabildo Insular podrá recabar, en caso necesario, la colaboración del Gobierno de Canarias en la ejecución total o parcial del Plan, previo convenio administrativo.

El Gobierno de Canarias supervisará su debido cumplimiento a través de los mecanismos oportunos.

6.2. DIRECCIÓN, COORDINACIÓN Y COOPERACIÓN.

Con el fin de impulsar, coordinar y ejecutar las actuaciones y medidas incluidas en el Plan de Recuperación de la flor de mayo leñosa, el Cabildo de Gran Canaria designará un Director Técnico del Plan, que deberá estar especialmente cualificado para la ejecución de las tareas previstas en el mismo. Sus funciones serán, como mínimo, las siguientes:

– La dirección y planificación técnica de las actuaciones previstas en el Plan.

El seguimiento de la ejecución de las medidas y actuaciones propuestas.

– La elaboración de la memoria final de resultados del Programa de Actuaciones, que contendrá, al menos, los siguientes aspectos:

– Memoria de resultados, la cual debe incluir la valoración de los parámetros que permita la evaluación de los logros del Plan.

– Motivación expresa, en su caso, de la renuncia a la ejecución de acciones de prioridad media.

– Informe sobre la causa de incumplimiento, en caso de haber sido vulneradas, de las recomendaciones.

El Cabildo de Gran Canaria facilitará todas las tareas encomendadas al Director Técnico, en cuanto a las autorizaciones administrativas necesarias, así como prestará el apoyo logístico y los medios de que disponga para llevar a cabo las actuaciones de recuperación de la especie implicada en este Plan.

A efectos de lograr la máxima eficacia en la aplicación de las medidas previstas en el presente Plan de Recuperación, el Cabildo de Gran Canaria establecerá los pertinentes mecanismos de coordinación, consulta, asesoramiento, participación y cooperación con cualesquiera otras instituciones o entidades públicas o privadas, y Administraciones Públicas que pudieran estar implicadas en la conservación de la especie o de sus hábitats, especialmente con la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias.

Con el fin de realizar el seguimiento y evaluación del grado de ejecución del Plan, se celebrará una reunión anual con la participación de los representantes del Cabildo de Gran Canaria responsables del Plan y técnicos de la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias. En esta, se analizará la efectividad de las medidas adoptadas, el grado de cumplimiento de las mismas, las dificultades surgidas durante su ejecución y los mecanismos que permitan establecer mejoras para la consecución de los objetivos planteados, así como el Programa de Actuaciones previsto para el siguiente período. Asimismo, el Cabildo de Gran Canaria hará entrega a la Dirección General de Protección de la Naturaleza de una memoria anual. Dicha memoria incluirá un resumen y un análisis de resultados de las actuaciones realizadas, así como toda la información que derive de la ejecución del Plan para cada período.

6.3. CALENDARIO DE ACTUACIONES.

El presente Plan de Recuperación se desarrollará en un período de 5 años, durante el cual se llevarán a cabo las medidas y actuaciones en él propuestas. El desarrollo de las mismas se llevará a cabo de manera continua, periódica o puntual, según las características y necesidades de cada una.

Asimismo, muchas de las medidas y actuaciones a realizar van a estar condicionadas por la biología y ecología de las especies o por las características del entorno, por lo que su ejecución ha de realizarse de manera coherente y teniendo en cuenta dichas particularidades.

– Acciones puntuales:

Acción 1. Marcar cada uno de los ejemplares de Pericallis hadrosoma con el fin de mantener identificado a cada individuo y garantizar una correcta recolección de material. Acción a desarrollar durante el primer año de vigencia del Plan, en el primer trimestre de vigencia.

Acción 2. Recolectar material vegetal de cada ejemplar de Pericallis hadrosoma, de manera individualizada, para su posterior propagación. Acción a desarrollar en el primer trimestre del Plan, una vez haya sido ejecutada la Acción 1.

Acción 3.2. Buscar cinco enclaves, en fincas, jardines botánicos u otros lugares que se consideren apropiados para establecer cada grupo de ejemplares procedentes de los cinco núcleos poblacionales. En el caso de que sean de titularidad privada, se deberá promover un acuerdo con los propietarios. Acción a desarrollar durante el primer año de vigencia del Plan, durante el segundo trimestre de vigencia.

Acción 5. Realizar un análisis genético que incluya tanto la población natural como los ejemplares propagados, con el fin de asegurar la estabilidad genética de la propagación vegetal efectuada. Se incluirán a su vez los ejemplares obtenidos a partir de semillas, procedentes de la propagación inicial. Esta acción se desarrollará al inicio del período de vigencia del Plan, una vez realizadas la Acción 1 y la Acción 2.

Acción 6. Realizar un inventario de cada uno de los ejemplares que se encuentran cultivados en el entorno del barrio de Camaretas, tanto en terrenos de titularidad pública como privada. Esta acción se desarrollará antes de finalizar el primer año de vigencia del Plan.

Acción 7. Realizar un análisis genético de los ejemplares actualmente cultivados en el entorno del barrio de Camaretas. Esta acción se desarrollará a partir de la Acción 6, durante el segundo año de vigencia del Plan.

Acción 9. Realizar unas jornadas de información a los vecinos de la zona donde se distribuye Pericallis hadrosoma, con el fin de informarles de las medidas y acciones a realizar en el marco de este Plan. Esta acción se desarrollará antes de finalizar el primer año de vigencia del Plan.

Acción 12.1. Seleccionar los enclaves más idóneos para la realización de los reforzamientos de cada localidad. Acción a desarrollar durante el primer trimestre del segundo año de vigencia del Plan.

Acción 15. Realizar un estudio de identificación de los factores de amenaza que inciden sobre Pericallis hadrosoma. Acción a desarrollar durante el segundo año de vigencia del Plan, antes de finalizar el primer trimestre del mismo.

Acción 16. Realizar una propuesta de corrección o de atenuación de los factores de amenaza que hayan sido identificados. Esta acción está condicionada a la Acción 15, deberá realizarse durante el segundo año de vigencia del Plan, una vez finalizada la Acción 15.

Acción 17. Realizar un estudio de identificación de dispersores, predadores y posibles parásitos de frutos y semillas de Pericallis hadrosoma. Acción a realizar antes de la finalización del tercer año de vigencia del Plan.

– Acciones a desarrollar de manera continua:

Acción 3.1. Propagar in vitro el material vegetal de Pericallis hadrosoma. Esta acción se desarrollará a partir del primer trimestre de vigencia del Plan, una vez se haya realizado la Acción 2.

Acción 4. Plantar y mantener en cultivo las plantas obtenidas, en condiciones que permitan un desarrollo óptimo de las mismas y estimulen la producción de semillas. Esta acción está condicionada a la Acción 3.1, dará comienzo a medida que se vaya desarrollando dicha acción.

Acción 10. Cultivar y propagar en vivero, a partir de las semillas recolectadas, la especie incluida en este Plan. Esta acción está condicionada al éxito de la Acción 8 y se desarrollará a partir de la misma.

– Acciones a desarrollar de manera periódica:

Acción 8. Obtener y conservar semillas de Pericallis hadrosoma a partir de los ejemplares cultivados. Esta acción se realizará durante el período de fructificación de esta especie, generalmente entre los meses de mayo y julio. No obstante, hay que tener en cuenta que la biología de cada especie está supeditada por las condiciones climáticas, por lo que estos períodos pueden variar considerablemente en función de los cambios de temperatura, precipitación, etc.

Acción 11. Promover acuerdos de colaboración con los propietarios de los terrenos donde se efectuarán las labores de conservación planteadas en este Plan de Recuperación. Acción a desarrollar desde el inicio del período de vigencia del Plan y de manera periódica según las necesidades del Plan.

Acción 12.2. Plantar, en la época más adecuada, los ejemplares seleccionados hasta obtener al menos 250 ejemplares en cada núcleo poblacional de Pericallis hadrosoma, a excepción del núcleo de Tenteniguada, que deberá alcanzar, al menos, los 500 ejemplares. Esta acción está condicionada al éxito de la Acción 10. Su ejecución dará comienzo una vez se disponga de material suficiente para realizar las plantaciones y continuará de manera periódica a lo largo de todo el período de vigencia del Plan.

Acción 13. Realizar un seguimiento continuo de cada uno de los núcleos poblacionales de Pericallis hadrosoma, con el fin de valorar la efectividad de las medidas adoptadas. Esta acción dará comienzo desde el inicio del período de vigencia del Plan y se desarrollará a lo largo del mismo. Se realizarán, como mínimo, dos visitas anuales.

Acción 14. Realizar un análisis y una evaluación de los resultados obtenidos con la aplicación de las medidas de reforzamiento y establecimiento de los nuevos núcleos. Esta acción se realizará en el último trimestre de cada período anual de vigencia del Plan.

7. EVALUACIÓN DE COSTES.

El artículo 5, apartado 2, del Decreto 151/2001, tras la modificación efectuada por Decreto 188/2005, enumera los contenidos mínimos que deben tener los planes de especies catalogadas. Entre los mismos, el punto g) del mencionado apartado incluye la evaluación de costes estimados por fases temporales con respecto a la ejecución del programa de actuaciones.

Se ha estimado que el plazo adecuado para el desarrollo del presente Plan de Recuperación es de cinco años de duración, incluidos en una única fase de ejecución.

El Plan establece tres objetivos, cada uno de ellos con una serie de actuaciones concretas de las que sólo se cuantificarán aquellas cuya ejecución conlleve gastos directamente asignables al Plan. Es decir, no se cuantificarán aquellas actuaciones que, por su carácter global se realicen de manera independiente al mismo, sin costes adicionales o cuyo coste pudiera ser asignable, dadas sus características, a otras partidas presupuestarias del Órgano Gestor.

En cualquier caso, este presupuesto es meramente orientativo, no vinculante y sin trascendencia jurídica.

7.1. EVALUACIÓN DE COSTES POR OBJETIVOS.

Objetivo 1. Garantizar la conservación ex situ de Pericallis hadrosoma mediante la inclusión de semillas en bancos de germoplasma y la creación de colecciones de planta viva.

Acción 3. Propagar cada uno de los ejemplares de Pericallis hadrosoma a partir del material recolectado, con el fin de obtener una colección de planta viva representativa de cada núcleo.

Se ha estimado una producción de 300 ejemplares durante tres años: 50.000,00 euros.

Acción 5. Realizar un análisis genético que incluya tanto la población natural como los ejemplares propagados, con el fin de asegurar la estabilidad genética de la propagación vegetal efectuada. Se incluirán a su vez los ejemplares obtenidos a partir de semillas, procedentes de la propagación inicial.

Se ha estimado un total de 215 muestras, con un coste de 31.338,15 euros.

Acción 7. Realizar un análisis genético de los ejemplares actualmente cultivados en el entorno del barrio de Camaretas.

El coste de esta acción se ha incluido en la Acción 5.

Acción 9. Realizar unas jornadas de información a los vecinos de la zona donde se distribuye Pericallis hadrosoma, con el fin de informarles de las medidas y acciones a realizar en el marco de este Plan.

Se ha estimado la necesidad de realizar al menos dos jornadas de información y divulgación: 6.000,00 euros.

Objetivo 2. Incrementar el número de ejemplares de esta especie mediante el reforzamiento de la población actual y el establecimiento de nuevos núcleos que contribuyan a la estabilidad de las mismas.

Acción 10. Cultivar y propagar en vivero, a partir de las semillas recolectadas, la especie incluida en este Plan.

Se ha estimado la necesidad de producir unas 3.000 plantas en vivero para hacer frente a los reforzamientos propuestos. El coste de esta acción se ha valorado en 9.000,00 euros.

Objetivo 3. Promover la conservación a largo plazo de Pericallis hadrosoma a través de la identificación, estudio y control de los factores de amenaza que inciden sobre la misma.

Acción 17. Realizar un estudio de identificación de dispersores, predadores y posibles parásitos de frutos y semillas de P. hadrosoma.

Se ha estimado el trabajo de un técnico a tiempo parcial durante 3 meses, con un coste aproximado de 6.000,00 euros.

Total:

Resumen de gastos por objetivos:

– Objetivo 1: 87.338,15 euros.

– Objetivo 2: 9.000,00 euros.

– Objetivo 3: 6.000,00 euros.

Total: 102.338,15 euros.

7.2. EVALUACIÓN DE COSTES POR PRIORIDADES.

Objetivo 1:

Prioridad alta: 87.338,15 euros.

Prioridad alta y media: 87.338,15 euros.

Todas las actuaciones: 87.338,15 euros.

Objetivo 2:

Prioridad alta: 9.000,00 euros.

Prioridad alta y media: 9.000,00 euros.

Todas las actuaciones: 9.000,00 euros.

Objetivo 3:

Prioridad alta: Sin costes asignables al Plan.

Prioridad alta y media: 6.000,00 euros.

Todas las actuaciones: 6.000,00 euros.

Resumen de gastos por prioridades:

Prioridad alta: 96.338,15 euros.

Prioridad alta y media: 102.338,15 euros.

Todas las actuaciones: 102.338,15 euros.

8. PARÁMETROS PARA LA EVALUACIÓN DEL PLAN.

Con el fin de evaluar la efectividad de las medidas y actuaciones de este Plan, se proponen los siguientes indicadores básicos de efectividad, asociados a cada uno de los objetivos:

Objetivo 1. Garantizar la conservación ex situ de Pericallis hadrosoma mediante la inclusión de semillas en bancos de germoplasma y la creación de colecciones de planta viva.

– Que exista un registro de cada uno de los ejemplares marcados de Pericallis hadrosoma, en el que se detalle su situación cartográfica y estado de conservación.

– Que se disponga de un documento de carácter oficial que acredite la entrega del material vegetal de cada ejemplar de esta especie en el centro en que se lleve a cabo su propagación.

– Que se disponga de un stock de plantas propagadas de al menos 25 ejemplares de cada núcleo, debidamente identificadas y preparadas para su establecimiento en condiciones naturales en septiembre del segundo año del Plan y el resto en septiembre del tercer año.

– Que se disponga, antes de finalizar el primer año de vigencia del Plan, de un documento en el que se delimiten cartográficamente los enclaves para el establecimiento de los nuevos núcleos poblacionales. Se debe disponer además de la debida documentación que acredite el acuerdo alcanzado con los propietarios, en caso de disponerse en terrenos de titularidad privada.

– Que exista un documento oficial que recoja los resultados obtenidos en cada uno de los análisis genéticos realizados antes de finalizar el primer año de vigencia del Plan. Este documento debe a su vez contener las recomendaciones derivadas de los resultados obtenidos para la correcta gestión de la especie en las labores de reforzamiento incluidas en este Plan.

– Que exista un registro de cada uno de los ejemplares cultivados de esta especie antes de finalizar el primer año de vigencia del presente Plan.

– Que exista un stock de semillas de cada núcleo poblacional antes del mes de julio del tercer año de vigencia del Plan. Este stock deberá ir incrementándose en los siguientes años de vigencia del Plan.

– Que se haya establecido un protocolo de germinación óptimo para esta especie, en el que se garantice, como mínimo, un 50% de éxito germinativo, en los dos meses posteriores a la obtención de semillas.

– Que exista un registro de carácter oficial que acredite el depósito de al menos 2.000 semillas de esta especie en dos bancos de germoplasma de titularidad pública, que incluya a todos sus núcleos, antes de finalizar el tercer año de vigencia del Plan, y cada uno de los siguientes.

– Que se haya alcanzado, al menos, un grado de conocimiento y aceptación del 60% entre los colectivos implicados hacia la problemática y necesidad de conservación de esta especie, medido a través de la realización de encuestas y/o entrevistas entre estos colectivos.

Objetivo 2. Incrementar el número de ejemplares de esta especie mediante el reforzamiento de las poblaciones actuales y el establecimiento de nuevos núcleos que contribuyan a la estabilidad de las mismas.

– Que se disponga de al menos 150 plantas en vivero de cada núcleo poblacional, obtenidas a partir de la germinación de semillas, antes de finalizar el tercer año de vigencia del Plan y cada uno de los siguientes.

– Que exista un documento escrito de carácter oficial que refleje los acuerdos de colaboración alcanzados con los propietarios de la zona de distribución de esta especie antes de finalizar el primer año de vigencia del Plan.

– Que se haya incrementado el tamaño poblacional de los núcleos designados para la realización de reforzamientos, con un mínimo de 200 ejemplares adultos para cada núcleo, antes de finalizar el cuarto año de vigencia del Plan y de un mínimo de 250 en cada núcleo poblacional, a excepción de Tenteniguada, que deberá contar con un mínimo de 500 ejemplares, antes de la finalización del período de vigencia del Plan.

– Que se disponga de datos detallados que permitan establecer una tendencia poblacional de cada uno de los núcleos, a partir del cuarto año de vigencia del Plan y en el siguiente año.

Objetivo 3. Promover la conservación a largo plazo de Pericallis hadrosoma a través de la identificación, estudio y control de los factores de amenaza que inciden sobre la misma.

– Que se disponga de un documento en el que se detalle cada uno de los factores de amenaza detectados y cualquier otra información que se considere relevante para la conservación de esta especie, antes de finalizar el primer año de vigencia del Plan.

– Que exista un documento que integre las propuestas de atenuación y/o eliminación de los factores de amenaza identificados con anterioridad, antes de la finalización del segundo trimestre del segundo año de vigencia del Plan.

– Que exista un informe de carácter oficial en el que se detallen los dispersores, predadores y parásitos de frutos y semillas de esta especie, antes de finalizar el tercer año de vigencia del Plan.

9. RESUMEN.

El presente Plan de Recuperación versa sobre la especie Pericallis hadrosoma, conocida como flor de mayo leñosa. Es endémica de la isla de Gran Canaria, donde posee una distribución muy localizada, restringida a cinco localidades de la cumbre central de la isla.

Los últimos datos evidencian un tamaño poblacional bastante reducido, con tan solo 15 ejemplares repartidos en 5 núcleos, sin que se haya observado además una renovación de los mismos. Todos los ejemplares parecen mantenerse por reproducción vegetativa.

La especie se encuentra recogida en el anexo I de la Ley 4/2010, de 4 de junio, del Catálogo Canario de Especies Protegidas (especies “en peligro de extinción”) y posee, a su vez, la misma categoría en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, por lo que, según la normativa vigente, es necesaria la redacción de un plan de recuperación.

La finalidad del presente Plan se centra en garantizar la conservación a corto-medio plazo de Pericallis hadrosoma, de manera que se propicie su supervivencia de una forma sostenible. Se han definido así tres objetivos basados en el incremento en el número de ejemplares de cada núcleo y en la conservación ex situ de la especie. Dado que no se dispone de semillas de la población natural, se han planteado otras alternativas a la reproducción de Pericallis hadrosoma, con el establecimiento de colecciones de planta viva creadas directamente a partir de los núcleos naturales mediante micro propagación. A partir de estos núcleos se obtendrá el material necesario para los reforzamientos, así como para la conservación ex situ de la especie.

El Plan tiene una vigencia de cinco años, plazo en el que se espera alcanzar una recuperación sostenible de esta especie, tras el cual se valorará el éxito de las medidas adoptadas y la necesidad o no de desarrollar un nuevo Plan.

10. REFERENCIAS.

– Almeida, R. S., A. Marrero, B. Navarro & R. López González. 2003. Aportaciones a la corología de varias especies relícticas de Gran Canaria, Islas Canarias. Botánica Macaronésica 24: 183-205.

– Bañares, Á., G. Blanca, J. Güemes, J.C. Moreno, & S. Ortiz, eds., 2003.- Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España. Dirección General de Conservación de la Naturaleza. Madrid, 1072 pp.

– Batista Hernández, F. J., M. A. González Pérez, M. Polifrone, A. Redondo Prat, E. Rivero Santana y P. Sosa Henríquez. 2005. Estudio genético del estatus taxonómico o poblacional de diversos taxones de plantas vasculares del archipiélago canario (Biota-Genes). Departamento de Biología. ULPGC. Memoria final no publicada. 110 pp.

– Kunkel, G., 1977. Inventario de las Plantas Vasculares Endémicas en la Provincia de Las Palmas. Monografías 15. Ministerio de Agricultura. Instituto Nacional para la conservación de la naturaleza.

– Martín Esquivel, J. L., 2005. Guía metodológica para la elaboración de planes de especies amenazadas de Canarias. (Adaptada al Decreto 188/2005). Dirección General del Medio Natural, Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del Gobierno de Canarias. 32 pp.

– Moreno, J. C., coord. 2008. Lista Roja 2008 de la flora vascular española. Dirección General del Medio Natural y Política Forestal (Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, y Sociedad Española de Biología de la Conservación de Plantas), Madrid, 86 pp.

– Nordenstam, B., 1978. Taxonomic studies in the tribe Senecioineae (Compositae). Opera Bot. 44: 1-84.

– Riera Cillanueva, R., 2005. Pericallis hadrosoma. Gran Canaria. Seguimiento de poblaciones de Especies Amenazadas 2005. Gobierno de Canarias. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial. Documento interno inédito.

– Riera Cillanueva, R., 2007. Pericallis hadrosoma. Gran Canaria. Seguimiento de poblaciones de Especies Amenazadas 2007. Gobierno de Canarias. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial. Documento interno inédito.

– Santana López, I. 2006. Informe final del Proyecto de Tesis Micro propagación de especies amenazadas. Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo. Cabildo de Gran Canaria. Documento interno inédito.

– Suárez Rodríguez, C., 1982. Aportaciones a la distribución y ecología de Senecio appendiculatus (L. fil.) var. preauxiana Sch. Bip. y Senecio hadrosomus Svent. en Gran Canaria. Botánica Macaronésica 10: 85-92.

– Suárez Rodríguez, C., 1984. Estudio de los relictos actuales de Monteverde en Gran Canaria. Ed. del Cabildo Insular de Gran Canaria. Gobierno de Canarias. Consejería de Política Territorial. 617 pp.

– Sventenius, E. R. S., 1950. Specilegium Canariense. I. Bol. Inst. Nac. Invest. Agronóm. Ministerio de Agricultura 22: 1-8.

11. CARTOGRAFÍA.

A continuación se detalla el plano con la correspondiente distribución por localidades de la especie objeto de este Plan de Recuperación, según la información contenida en el Banco de Datos de Biodiversidad de Canarias, con nivel de precisión 1 y fecha posterior a 1990.

Plano. Distribución de Pericallis hadrosoma (Svent.) B. Nord.

Ver anexo en la página 84 del documento Descargar

© Gobierno de Canarias

Aviso LegalSugerencias y Reclamaciones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: