• Archivos

  • Archivo por días

    noviembre 2011
    L M X J V S D
    « Oct   Dic »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    • 701,378
  • Comentarios recientes

    Manuel Ramon en Ya hemos recurrido la licencia…
    RAFAEL GARCIA FRANCO en Ya hemos recurrido la licencia…
    Sauver l'eau na… en Turcón y su presidente Honorio…
    Multa para Turcón po… en Apropiación y entubado de las…
    Saltan las alarmas c… en Los manantiales: próxima …
  • Meta

  • Categorias

Sentencia del Tribunal Supremo sobre el PIO de Gran Canaria

Recientemente se ha visto el recurso de casación en el Tribunal Supremo sobre la sentencia de TSJ de Canarias sobre el Plan Insular de Ordenación de Gran Canaria. Publicamos a continuación dos comentarios de especialistas en derecho que hacen sus valoraciones y conclusiones sobre esta nueva jurisprudencia.

La Sentencia considerada pone de manifiesto las dificultades del ejercicio de una potestad discrecional como la planificación, cuando hay claros valores ambientales en juego. Desde esta perspectiva, es claro que la ordenación del territorio constituye un ámbito fundamental para la protección del medio ambiente, siendo el principio de desarrollo sostenible un parámetro o rasero de validez en el desarrollo de esta política.

Sentencia del Tribunal Supremo de 22 de septiembre de 2011 (Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección 5ª, Ponente: Eduardo Calvo Rojas)

Autor de este artículo de análisis: Manuela Mora Ruiz, Profesora Contratada Doctora de Derecho Administrativo de la Universidad de Huelva.

Fuente: Actualidad jurídica ambiental.  Fuente: ROJ STS 6019/2011

La Sentencia considerada resuelve el recurso de casación interpuesto contra la STSJ Canarias (sede Las Palmas de Gran Canaria) de 3 de septiembre de 2007, por la que se anulan  el Decreto 277/2003 de 11 de noviembre y el Decreto 68/2004 en todo lo referente a las determinaciones y contenido del Plan Insular de Ordenación correspondiente a la “Actuación A.1.3 Corredor Viario Estructurante del Litoral de Alta Capacidad Desdoblamiento de la GC.2 y Variante de la GC.207 entre la Granja Experimental (Arucas) y Santa María de Guía (PTE14), , ante el recurso presentado por Sociedad Mercantil. A juicio de la empresa recurrente en la instancia, las determinaciones del Plan en cuanto al desdoblamiento de las infraestructuras existentes eran contrarias a Directrices previas que contemplaban “el uso eficiente y sostenible” de las infraestructuras existentes, además de que la Administración no había motivado el contenido del Plan Aprobado (Antecedente segundo).

 

Tanto la Administración de la Comunidad Autónoma, como el Cabildo Insular de Gran Canaria, sustentan el recurso de casación en consideraciones similares que, en esencia, ponen el acento en la vulneración por la Sentencia recurrida de los arts. 40 y 45 CE y en la imposibilidad de que el Tribunal pueda suplir la discrecionalidad técnica de la que se valen las Administraciones para la configuración del Plan en cuestión, y, en particular, en la determinación del “Corredor Viario Estructurante del Litoral de Alta Capacidad” (Antecedente quinto).

 

El Tribunal Supremo desestima los recursos de casación, acogiendo buena parte de las consideraciones de la Sala de instancia, y señalando que no se aportan argumentos suficientes para entender vulnerados los arts. 40 y 45 CE y que, en lo que respecta a la discrecionalidad, si ésta es técnica, se desenvuelve en un ámbito no jurídico difícilmente enjuiciable (Fs.Js. 2 y 3). No obstante, el Tribunal considera que el recurso a la aludida discrecionalidad técnica no puede ser, en sí mismo, un motivo para excluir la justificación de decisiones de gran calado y repercusión ambiental, a lo que se añade que, tratándose del Plan Insular, la Administración no se sitúa en el ámbito de esta discrecionalidad más específica, sino en un plano más genérico que exige la motivación de la ordenación llevada a cabo a través del Plan (F.J. 3 y F.J. 9).

 

Destacamos los siguientes extractos:

 

“El razonamiento contenido en la sentencia es formalmente coherente y da respuesta a una cuestión suscitada en la demanda. La Sala de instancia reconoce que la Administración puede imponer unos criterios de ordenación y auspiciar que se evite “el efecto barrera”, pero, como indica la sentencia, tendrá que explicar y dar una respuesta motivada al debate medioambiental que esta carretera lleva suscitando durante una década, por la desaparición que se propone del paisaje tradicional de plataneras y conciliarlo con la legislación que protege el medio ambiente en esta Comunidad, avalándolo con los correspondientes informes técnicos” (F.J.2).

 

“…sería contraria a las Directrices porque no respeta el tan repetido principio del “desarrollo sostenible”, al no adoptar ninguna medida colateral para la preservación del medio ambiente o del paisaje y no explicar por qué se abandona el criterio prioritario de aprovechar las vías ya existente” (F.J.2 in fine).

 

“El planteamiento es erróneo ya desde su origen, pues califica la decisión de ordenación aquí controvertida como un supuesto de “discrecionalidad técnica”; y si así fuese la solución se debería aceptar como algo indefectible y no susceptible de revisión judicial, …, porque vendría determinada por criterios técnicos específicos extraños al ámbito jurídico. Tal cosa no sucede en el caso que nos ocupa pues las decisiones en materia de ordenación territorial constituyen un supuesto de discrecionalidad en el que son posibles varias alternativas de actuación, todas ellas ajustadas a derecho; y en estos casos, se requiere la correspondiente motivación que justifique la opción elegida, para que no pueda ser tachada de irracional o arbitraria, siendo esa exigencia especialmente intensa cuando así lo requieran las concretas circunstancias concurrentes, que es precisamente lo que destaca la sentencia para el Corredor Litoral, sobre todo por los intereses medioambientales y paisajísticos que resultan concernidos por la variante reflejada gráficamente en el PIO” (F.J. 3).

 

Comentario de la Autora:

 

La Sentencia considerada pone de manifiesto las dificultades del ejercicio de una potestad discrecional como la planificación, cuando hay claros valores ambientales en juego. Desde esta perspectiva, es claro que la ordenación del territorio constituye un ámbito fundamental para la protección del medio ambiente, siendo el principio de desarrollo sostenible un parámetro o rasero de validez en el desarrollo de esta política.

 

 

 

Jurisprudencia al día. Tribunal Supremo. Planes de Ordenación

Posted: 23 Nov 2011 02:02 PM PST

Sentencia del Tribunal Supremo de 6 de octubre de 2011 (Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección 5ª, Ponente: Eduardo Calvo Rojas)

 

Autor: Manuela Mora Ruiz, Profesora Contratada Doctora de Derecho Administrativo de la Universidad de Huelva

 

Fuente: ROJ STS 6271/2011

 

Temas Clave: Planes de Ordenación; evaluación de impacto; evaluación estratégica; discrecional técnica; medio ambiente; desarrollo económico.

 

Resumen:

 

En esta Sentencia, el Tribunal Supremo resuelve el recurso de casación interpuesto contra la STSJ Canarias (sede Las Palmas de Gran Canaria) de 11 de julio de 2008, por la que se anula el acuerdo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente Canarias, de 23 de febrero de 2003, en cuya virtud se aprueba definitivamente el Plan Territorial Especial de Infraestructuras Viarias de la Zona Norte-Central, ante el recurso presentado por Sociedad Mercantil.

 

En esencia, los motivos de la casación, compartidos por la Comunidad Autónoma de Canarias y el Cabildo Insular de Gran Canaria, se apoyan en la innecesariedad de la evaluación de impacto ambiental del Plan en cuestión, puesto que no figura entre los proyectos previstos en el Anexo I Real Decreto- Legislativo 1302/1986, y en la no obligación de someter el Plan a la Evaluación Estratégica de Planes y Programas en los términos de la Directiva 2001/42/CE, en tanto en cuanto la fecha tope de transposición de la norma concluía en 2004, no siendo exigible, pues, desde un punto de vista temporal la aplicación de la evaluación estratégica al Plan de 2003. Junto a ello, los recurrentes consideran que se vulneran los arts. 40 y 45 CE, en el sentido de hacer prevalecer el interés mediaoambiental sobre el desarrollo del art. 40, y el art. 9.3 CE, especialmente en lo que toca a la discrecionalidad de la Administración para prever un determinado tramo de vía en un lugar y no en otro (Antecedentes 4 y 5).

 

A juicio del Tribunal Supremo, ninguno de los argumentos esgrimidos como bases del recurso de casación son aceptable, y ello por los siguientes motivos:

 

En primer lugar, porque buena parte de la argumentación de la sala de instancia ya había sido objeto de consideración en una Sentencia de 7 de octubre de 2008 que, finalmente, se ve confirmada en casación en la STS de 8 de octubre de 2011, aunque en relación con el Plan Insular de Ordenación. En todo caso, el Tribunal considera que la no firmeza de la nulidad del plan no impide la producción de efectos entre las partes de la Sentencia de instancia (F.J. 3 en relación con el F.J.1).

 

Junto a ello, la Sala admite la inaplicación de la técnica de evaluación estratégica del Plan, pero no así el sometimiento del mismo al procedimiento de evaluación ambiental, por entender, sobre la base de Jurisprudencia anterior que aquellos planes que establezcan determinaciones concretas en la ubicación de determinadas obras, infraestructuras o instalación  habrán de considerarse proyectos en los términos del art. 1 RD 1131/1988, de forma que la previsión por el Plan de la localización del Corredor Viario, convierte al Plan en un proyecto susceptible de evaluación de impacto ambiental, del que, sin embargo, carece conforme a los antecedentes de la Sentencia (F.J.4 y F.J.7).

 

Finalmente, en cuanto a la vulneración del art. 40 CE, en aras de una orientación ambiental del Plan, conforme al art. 45 CE, el Tribunal insiste en que la Constitución no sitúa en mejor posición un principio sobre otro, aunque debe reconocerse que la evaluación de impacto ambiental es una técnica conciliadora entre las exigencias del desarrollo económico y social y la protección del medio ambiente, prevaleciendo esta última orientación, y no la del desarrollo económico y social a toda costa (F.J. 5). Junto a ello, el Tribunal considera que la Sala de instancia no entra a valorar  el ejercicio de una potestad discrecional como la planificación, pero pone el acento que ello no justifica la motivación o justificación de una decisión administrativa sobre “la alternativa B del tramo II”, si, como sucede en el supuesto de hecho, la Administración no ha considerado ningún estudio de impacto ambiental, careciendo, por tanto, de justificación desde la perspectiva ambiental la previsión del Plan (F.J. 5 in fine).

 

Destacamos los siguientes extractos:

 

“Es cierto, por tanto, que la Directiva de 2001/42 no era de aplicación a este caso, por razones temporales. Pero sucede que la sentencia recurrida no se sustenta en esa Directiva sino en una razón distinta, ….

 

En efecto, la apreciación de la Sala de instancia sobre la necesidad de haber sometido el Plan Especial a Evaluación de Impacto Ambiental se asienta en la doctrina contenida en nuestra sentencia de 15 de marzo de 2006 relativa a la aprobación de un Plan Parcial, y que viene a recordar pronunciamientos anteriores, …En dichas sentencias se explica que la obligatoriedad de someter a Evaluación de Impacto Ambiental determinados planes resultaba del Real Decreto Legislativo 1302/1986 , del Real Decreto 1131/1988, de 30 de Septiembre y de la Directiva 85/332/CEE , cuando por su grado de definición quedaba definida la localización o emplazamiento de la obra, infraestructura o instalación de la que se tratase.  …el Anexo 1 de su Reglamento 1131/88, de 30 de Septiembre se encarga de precisar qué se entiende por proyecto “todo documento técnico que define o condiciona de modo necesario, particularmente en lo que se refiere a la localización, la realización de planes y programas, la realización de construcciones o de otras instalaciones y obras” (F.J. 4).

 

“La cita de dos de los principios rectores de la política social y económica, en este caso, los contenidos en los artículos 40 y 45 de la Constitución… es insuficiente para construir sobre ella un motivo de casación, porque, como es sabido, la invocación de tales principios ante los Tribunales está condicionada a “lo que dispongan las leyes que los desarrollen”, tal como recoge expresamente el artículo 53.3 de la Constitución. …Según la recurrente, la sentencia acuerda la anulación del Plan Especial acordada porque “…en la elección del trazado, la Administración no se ha (ya) guiado exclusivamente por criterios medioambientales” …lo que supone otorgar primacía absoluta al criterio medioambiental frente a lo establecido en el artículo 40.1 de la Constitución, esto es, el mandato a los poderes públicos de promover las condiciones favorables para el progreso social y económico.

 

Este planteamiento que hace la recurrente sobre una suerte de conflicto entre los dos principios rectores de la política social y económica que se invocan en el motivo de casación no puede ser acogido por la Sala y constituye, en realidad, un falso debate, pues la exigencia de evaluación de impacto medioambiental no es sino un instrumento técnico -no el único- para encauzar el desarrollo económico y social por la senda del respeto al medio ambiente y del desarrollo sostenible, de manera que no tiene por qué producirse la confrontación de principios que pretende la Administración recurrente. Por lo demás, la interpretación que propugna la recurrente llevaría a concluir que el principio de la promoción del desarrollo económico desplazaría las exigencias medioambientales” (F.J.5).

 

Comentario de la Autora:

 

La planificación del territorio constituye, sin duda, uno de los ámbitos de actuación de las Administraciones Públicas más complejos en cuanto a la integración de las exigencias ambientales, por las tensiones existentes entre el desarrollo social y económico y la tutela ambiental.

 

A nuestro juicio, la Sentencia tiene el valor de poner de manifiesto esta dificultad en el doble plano de los principios, cuando se pone de manifiesto la posible oposición entre los arts. 40 y 45 CE, y en el más concreto, de las técnicas, al valorar la necesidad de someter el plan a un instrumento de evaluación de impacto ambiental y al considerar que éste, en el fondo, no es sino la proyección de la orientación ambiental que deben asumir los proyectos de desarrollo como los que se vinculan a la ordenación de infraestructuras. El concepto de desarrollo sostenible parece, pues, estar  en el vértice de estas cuestiones, que, en todo caso, no pueden resolverse con un giro incondicional hacia las necesidades del desarrollo.

 

Finalmente, queríamos llamar la atención sobre la delgada línea que separa la discrecionalidad (incluida la discrecionalidad técnica) y la arbitrariedad cuando del ejercicio de la planificación se trata, y que sitúa en un primer plano la importancia de los informes y técnicas de evaluación.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: