• Archivos

  • Archivo por días

    septiembre 2009
    L M X J V S D
    « Ago   Oct »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    • 798.830
  • Comentarios recientes

    Jose en Diego Conde ya tiene su p…
    Presentan alegacione… en TURCÓN PRESENTA ALEGACIONES AL…
    Medioambiente: ‘Del… en Programa anual 2019. Compromis…
    La diferencia entre… en Turcón considera intolerable l…
    Directorio 15M en Denuncia a Europa: en defensa…
  • Meta

  • Categorias

Óscar Pérez quedó herido en una precaria repisa del Latok II

“Nos dejamos la piel en el rescate, pero perdimos”

SEBASTIÁN ÁLVARO 13/09/2009 . El País. es

El pasado agosto, el oscense Óscar Pérez quedó herido en una precaria repisa del Latok II, uno de los ‘sietemiles’ de la cordillera del Himalaya. A partir de ese momento comenzó un complejo plan de salvamento. Tácticas, riesgo, negociaciones al más alto nivel y un equipo que trabajó contrarreloj para evitar la tragedia. No fue posible. Óscar se convirtió en uno más del medio centenar de escaladores desaparecidos este año en la alta montaña. El coordinador de este rescate frustrado lo cuenta en primera persona para ‘El País Semanal’.

 20090913elpepspor_9

El Gran Cañón del Indo es uno de los lugares más estremecedores de la Tierra”, insistía a mis amigos. Y les recomendaba que lo vieran por la ventanilla del autobús que nos llevaba a Skardú. He recorrido esta carretera, la Karakorum Highway, unas 70 veces. Pero este agosto era la primera que lo hacía con familia y amigos, de vacaciones. Aunque elegí al conductor que me parecía más prudente de Gilgit, todos llevaban el alma en un puño: cualquier descuido resulta fatal en esta ruta y raro es no coincidir con un accidente. Aquel 6 de agosto no fue excepción: un autobús con 35 personas se salió en la zona llamada “la batidora”. Sólo uno de sus ocupantes, que se tiró en marcha, pudo salvarse. Del resto, incluido el vehículo, no quedó rastro. Nos habíamos levantado al amanecer para gozar con la espléndida visión de la mole del Nanga Parbat teñida de dorados, malvas y platas, dominando el desnivel más colosal sobre la superficie terrestre. No imaginaba que ese mismo amanecer era vivido por dos alpinistas españoles de forma muy diferente. Y no muy lejos de donde nos encontrábamos.

  Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: